viernes, 9 de mayo de 2008

Un aviso de la tragedia que se cierne sobre Somalia

Me escribe un amigo que lleva años coordinando ayuda humanitaria para Somalia. Un amigo valiente, comprometido, por el que siento una honda admiración, ya que el país que dibuja la cresta del Cuerno de África es en estos momentos el más peligroso del mundo.

“Tenemos a 2,6 millones de personas en estado crítico. De aquí a poco estaremos como en 1982. Después la gente se preguntará cómo pudo pasar esta tragedia sin previo aviso”, afirma en su correo electrónico.

Y los informes de la FAO que me adjunta así lo parecen ratificar, del mismo modo que la información que en encuentro en sitios de referencias como Relief Web.

Son varias las causas que han generado esta situación desesperada y a la vez ignorada en Somalia:

1. DEVALUCIÓN DE LA MONEDA: El 60% de los cereales que se consumen en el país son importados, por lo que el aumento de los precios a nivel mundial y la devaluación de la moneda local en casi un 100%, han elevado en un 40% el número de personas en riesgo de hambruna desde enero (hasta alcanzar al 35% de la población).

2. SUBIDA DE PRECIOS: Para hacer frente a la crisis, los somalíes han reducido el consumo de alimentos drásticamente, y se han volcado hacia la insuficiente producción local que, aunque de menor calidad, han aumentado su valor entre un 110 y un 375% a lo largo del último año.

3. SEQUÍA: Al mismo tiempo, una anormal y virulenta sequía, la peor en la historia reciente de Somalia, está asolando zonas del sur y el centro del país. Los pastores, incapaces de dar de beber y de alimentar a sus animales, se encuentran también al borde de la hambruna.

Esta situación ha generado levantamientos populares, al igual que los que sacaron del poder al primer ministro de Haití, para protestar por el aumento de los precios. El que tuvo lugar el pasado lunes en Mogadiscio costó la vida a dos personas.

4. VIOLENCIA: A esto hay que sumar la guerra civil que ya dura 18 años, y que la invasión etíope alentada por EEUU en diciembre de 2006 no ha hecho más que llevar hasta el abismo, como ya anunciamos y criticamos en su momento en este blog.

En lo que ya es una constante de la Administración Bush, que cada país que toca en su infame Guerra Global contra el Terror, no hace más que sumirse aún más en la anarquía, como son los casos también de Afganistán e Irak.

El informe publicado por Amnistía Internacional esta semana sobre las violaciones de derechos humanos de las tropas etíopes, especialmente en el abuso de niños y mujeres, resultan estremecedores.

Tanto como recientes noticias que hablan de violaciones a mujeres y de otros atroces crímenes de guerra de los diversos grupos armados que luchan por el poder.

5. REFUGIADOS Ante la violencia, cientos de miles de familias han tenido que abandonar sus hogares para asentarse en precarios campos de desplazados a los que, la agencia de ayuda internacional, tienen cada día más difícil el acceso debido a la violencia.

Se estima en más de 300 mil el número de personas que huyeron de Mogadiscio a la vecina ciudad de Afgooye, una de las zonas más crítica del país, durante los últimos meses.

¿La prensa española?

Celebrada merecidamente la puesta en libertad de los tripulantes del atunero vasco Playa de Bakio, la catastrófica realidad de Somalia ha vuelto a desaparecer de la prensa española, que sólo pareció importar a los comunicadores en la medida que servía para explicar el comportamiento de los piratas.

Un silencio clamoroso que debería llevarnos a los periodistas a cuestionarnos el criterio con el que seleccionamos las noticias que constituyen nuestra agenda informativa.

Porque como bien menciona mi amigo, lo que está sucediendo en Somalia recuerda a tantas tragedias anunciadas que han sacudido al continente africano, como la hambruna etíope de 1984 y el genocidio ruandés de 1994, y que sólo saltaron a la primera plana de los informativos cuando no quedaba lugar más que para lamentar los cientos de miles de vidas inocentes perdidas.

No hay comentarios.: