lunes, 11 de junio de 2007

Peronistas?..O Peronismo oportunista..?



La verdad que si uno recién llega a la Provincia ,lee esto de Un Ingeniero rector de la utn,PRESIDENTE DE RENASA,Presidente de la FUNDATEC,miembro del Rotary Club Internacional,y de cada fuerza viva que exista por aca,no pueda quedar mas que embelesado con estas palabras, y decirse a si mismo,por fin un peronista de verdad..!!este tipo realmente comprende el pensamiento Nacional.-
Pero en que contexto habla y escribe este hombre de la sociedad fueguina que por cierto accede a demasiado poder,esta todo en lados,como hace?.
Las otras formas de coloniaje y de cipayaje ,esta nota del portal del diario http://www.p23.com.ar/, refleja lo que debería ser el pensamiento Nacional mirado por así decirlo por el rector de la UTN,..pero por que hace hincapié en que Santa Cruz,tiene a los maestros privados subsidiados al 100 %??.con la caja aprevisional del estado?..no es rector de la UTN,..?Universidad Tecnológica Nacional?..por que hace lobby ..? por los privados, por que en el edificio en la que funciona la UTN, funcionan colegios Privados,por que el edificio donde funciona la UTN,es propiedad de la FUNDATEC, o sea que estamos ante un Rector que hace negocios con la Educación privada y estatal a su vez y hace lobbys,para que el Estado además sostenga su propio negocio o sea el privado.--También menciona a los ex-combatientes, alguien que jamas se acordó de ellos, manteniendo los cargos que posee jamas inauguró una biblioteca en memoria de los caídos por la gesta de nuestras Malvinas, jamás impulsó en los jóvenes la malvinización,o realizó acto alguno en reconocimiento de quienes fueron,lucharon y ofrendaron su vida,pero valió la pena de citar a discépolo,y el gesto del Presidente Nestor Kirchner de destinar 500.000 millones de reparación histórica a los ex-combatientes.-Todo por que necesita que el estado de la mano del actual Gobernador Hugo Omar Coccaro,y de legisladores afines a este peronismo oportunista de la época quieren contar con una Ley de educación Privada,..Si basta escuchar a los salesianos hacer lobbys,los colegios de los que conocemos como Don Bosco,hasta cuando el estado debe financiar a los privados?..con este sistema mañana me presento para que el Estado financie mi Empresa de servicios,´me pague los salarios de mis empleados,y que ademàs les de obra social, y jubilacion, todo a cargo del Estado,..Pero que no esta pasando?..El Estado debe financiar la educación publica y gratuita,ahora tambien debe financiar la educación de la oligarquía vernácula?..que ademas hay que darles cobertura de caja previsional y obra social?..Pero este muchacho además de Masón es el dueño del Estado?..
Pero en fin lo que ocurre que el pueblo esto no le interesa ,no le va a interesar que Ferreyra, tenga de peronista y de peronismo lo que Tony Blair pueda tener de demócrata,sin dejar de recordar que el origen del Rotary Club Internacional es de los Ingleses, que curioso no..?---asi escribe Jorge Mario Ferreyra alias "EL CASTOR",como se lo conoce en las filas de la militancia justicialista.-
El pensamiento nacional
Enviar por mail
Imprimir esta nota

Bueno, mirá, lo digo de una vez. Yo, yo no lo inventé a Perón. Te lo digo de una de vez así termino con esta patriada de buena voluntad que estoy llevando a cabo en un afán mío de liberarte de tanto macaneo. La verdad: yo no lo inventé a Perón ni a Eva Perón, la milagrosa. Ellos nacieron como una reacción a tus malos gobiernos. Yo no lo inventé a Perón ni a Evita Perón ni a su doctrina. Nos trajo, en su defensa, un pueblo a quien vos y los tuyos habían enterrado en un largo camino de miseria. Nacieron de vos, por vos y para vos. Enrique Santos Discépolo. --------------------------Quien mejor que un poeta puede interpretar el alma del pueblo y de sus esperanzas ante la existencia de tanta injusticia. Lo que hoy tenemos: nuestra democracia y nuestra libertad ganadas en cruentas batallas contra el despotismo de la oligarquía cipaya nacional, no pueden dejarse en manos de los egoístas. Lo que pasa en Tierra del Fuego pasa en todo el país, antes nos sometían los gorilas que nos entregaban al poder de los extranjeros y hoy quieren hacerlo los que pretenden apropiarse del Estado y la cosa pública intentado reeditar aquel pasado ignominioso. Cuando un sector exagera la generación de normas para afirmar sus derechos, legítimos en cuanto son los mismos que los de toda la sociedad, transforma sus conquistas en verdaderos privilegios con respecto a los de otros obreros y empleados de actividades, especialmente, las privadas. Los trabajadores de comercio, metalúrgicos, de la construcción, textiles, plásticos, mecánicos, rurales, de la madera, de la educación de gestión privada y otras ramas de la producción y de los servicios, alimentan con su trabajo los presupuestos estatales, por lo que no merecen ser considerados trabajadores de segunda. Pero parecen formar parte, al decir de Leopoldo Marechal, “de una sociedad invisible de la que no se conocen ni se aman su caras concretas y que no bien son conocidas se les da la espalda”. El Estado aparece así, como olímpicamente alejado de la sociedad real al permitir la generación de una especie de sociedad estatal exclusiva. De ella surgen dirigentes cuyos proyectos y consignas se transforman en exclusivas para el sector. En Rosario, en 1944, nos decía Perón “Queremos que desaparezca de nuestro país la explotación del hombre por el hombre y que cuando ese problema desaparezca igualemos un poco las clases sociales para que no haya hombres demasiado pobres, ni demasiado ricos” Perón. Rosario 1944. En su Proclama de 1946, el Partido Laborista “los viejos y tradicionales partidos políticos, desde hace varios años dejaron de ser intérpretes del pueblo para serlo en círculos y en cenáculos de evidente matiz impopular, sordos y ciegos a las inquietudes de esa masa que llaman en su auxilio cuando se trata de elecciones”.Estas expresiones eran la síntesis del pensamiento de hombres como Cipriano Reyes, Secretario General de la CGT en los años 40, quien con dolor recordaba “…la empresa era dueña de las vidas y las haciendas de sus obreros”. Angel Perelman, en la página 12 del Diario La Vanguardia, titulada – Como hicimos el 17 de Octubre – señalaba: “… las jornadas eran sin horarios, la hora de salida la fijaba el patrón. Toda la felicidad para una familia obrera consistía en: conservar el trabajo”. En esas épocas, décadas de los años 20 y los años 30, “eran los tiempos de los desesperados, de los ingeniosos y de las pequeñas raterías”. Otro testimonio de esa triste época de la Argentina puede leerse en la página 45 del libro Resistencia e Integración. El peronismo y la clase trabajadora argentina, escrito por Daniel James. Un reportaje a un obrero portuario del Paraná resume el sentimiento de impotencia y resignación común en aquella época: “D.J ¿Cómo fueron los años 30 para usted? Don Ramiro: Bueno, la vida era muy dura en aquel entonces… la gente trabajadora no valía nada y no fuimos respetados por los que controlaban todo. Uno tenía que saber mantenerse en su lugar. Yo votaba por los radicales en los años 20 pero después del 30 todo fue mal. Los caudillos conservadores controlaban todo. Los días de los comicios yo iba al municipio para votar pero no conseguía entrar. Resultaba que yo era conocido como alguien en quien no se podía confiar, de modo que no me permitían votar. Según la ley no podían hacerlo pero se burlaban de ella. En aquellos años ¿Qué importancia tenía la ley? Había un grupo de ellos, matones pagados por el comité conservador, todo el mundo los conocía y ellos cerraban el paso cuando uno quería entrar. Se podía ver a sus pistolas por debajo del saco. D.J ¿quiere decir que le obligaban a desistir a votar con amenazas? Don Ramiro: No, nunca lo hacían abiertamente, por lo menos conmigo; no había por qué hacerlo, sabías que tenías que pagar de alguna forma si te opusieras a ellos. Era un tipo de juego para ellos. D.J Pues, ¿qué hacia usted? Don Ramiro: Y bueno ¿Qué podías hacer? Nada. Volver a casa. Tal vez quejarme a los amigos de esos hijos de puta. Si uno armaba algún escándalo te harían pagar de algún modo y no serviría para nada. Vos no tenías ninguna importancia para ellos. Pero después con Perón todo cambió. Voté por él. D.J ¿Cómo Cambió? Don Ramiro: Bueno con Perón todos éramos machos”. La miseria material, es más que nada la manifestación extrema de la precariedad de la ciudadanía que permite mantener al pueblo como masa manipulable, recurriendo principalmente a la producción de ignorancia, a la debilitación de las identidades culturales, los clientelismos y los asistencialismos. Cuando partidos políticos, sindicatos y empresarios no ven esta situación se desinteresan sobre la procedencia de sostener una sociedad organizada. Así eluden el control democrático de la comunidad sobre sus gestiones. Los revolucionarios de “academia” y “latinoamericanistas de laboratorio” deberían correr los mismos riesgos como Don Ramiro de Rosario para entender que sus derechos son producto de esa lucha histórica. El peronismo golpeado de los años ’55 y ’76 siempre fue leal y construyó la resistencia contra la opresión y el despotismo de los poderosos locales que nuevamente ponían el país al servicio de las grandes potencias. Como decía Julio Fernández Baraibar en una conferencia sobre Arturo Jauretche, justamente en la Sede del SUTEF Río Grande, en la que sintetizaba: “El pensamiento nacional tiene la virtud de identificarse con lo nuestro, con lo Argentino y con Latinoamérica. Nos obliga todos los días a desconectarnos de la Matrix que controla el mundo (en alusión a la película homónima) que nos hace vivir una realidad virtual de prosperidad que solo gozan algunos, mientras otros asumen la realidad en su pelea por la libertad y la esperanza”. En materia de igualación de derechos no es difícil comprender al Presidente Kirchner. En Santa Cruz todas las escuelas de gestión privada reciben el 100% de aportes y sus docentes están incorporados a la Caja de Previsión Provincial. El Presidente acaba de destinar $500.000.000,00 para saldar una deuda previsional que beneficiará a 14.000 veteranos de la guerra de Malvinas. No es difícil tener el mismo pensamiento solidario en Tierra del Fuego. La solidaridad, tal como la practica nuestro Presidente, es una caricia a los más necesitados y a los que sufren las peores injusticias. También es un fuerte llamado para no claudicar en la lucha por la igualdad y la justicia social. Recordamos el mensaje de los viejos luchadores: Lo importante no es la lucha en si misma, sino aquello por lo cual debemos luchar.Escribe: Ing. Mario Félix Ferreyra

No hay comentarios.: