sábado, 8 de diciembre de 2007

Ex-Combatientes por Malvinas

Ex combatientes de Malvinas, víctimas del olvido y la negación

Ignacio Lepera

De haber hecho el servicio militar cuando le correspondía, Ignacio Lepera se habría librado de la Guerra de Malvinas. Pero tuvo mala suerte, pidió una prórroga para poder asistir a la universidad y, cuando finalmente decidió sumarse a las Fuerzas Armadas, comenzó el conflicto con el Reino Unido.

De algo se siente afortunado, al menos había realizado la conscripción en el sur del país, por lo que estaba mejor preparado para hacer frente al gélido clima de las Islas Malvinas.

"Hubo chicos que lo pasaron muy mal. Venían de lugares en los que hacía 35 grados y sólo tenían un par de calcetines. Para ellos la guerra fue más dura aún", me explica.

Ignacio estaba en la Infantería de Marina, en el batallón BIM 5. Una unidad bien articulada y comandada, según me explica. Su responsabilidad era un mortero de 106 milímetros.

- Luchamos hasta el final. Los días 13 y 14 de junio fueron los más difíciles. Cuando los ingleses venían hacia nosotros, el comandante nos dijo que nos preparáramos para la lucha cuerpo a cuerpo.

- ¿Tuviste miedo en ese momento? ¿Sobre todo de los gurkas, por todo lo que se decía de ellos?

- Había perdido a 43 compañeros, pero ya no tenía miedo, me había aclimatado a la guerra.

Dice que en aquel combate último los soldados argentinos que estaban en las posiciones más avanzadas, metidos en trincheras, les pedía por radio que los bombardeasen con los morteros. Se encontraban rodeados por efectivos británicos. "Sí tenían que morir, querían llevarse con ellos al enemigo", agrega.

Finalmente, Ignacio no entró en combate cuerpo a cuerpo. El comandante les ordenó la retirada. Corrieron ladera abajo. Tiempo después cayeron prisioneros. Durante doce días estuvo en manos del Ejército del Reino Unido. "Eran muy profesionales y nos respetaban por la forma en que habíamos luchado. No dieron de comer y nos dejaron bañarnos. La primera ducha de agua caliente que tuve en tres meses".

Fernando Prestamo

Padre de tres hijos y empleado público, Fernando Prestamo esperaba un gran recibimiento al regresar a Buenos Aires tras la Guerra de Malvinas, pero lo cierto es que sólo encontró la carta que le hizo firmar el Gobierno Militar en la que se comprometía a no hablar de los sucedido durante el conflicto.

"Aquí no sucedió como en Francia o en Israel, donde se reconoce el sacrificio de sus ex combatientes. Nosotros salimos de la guerra por la puerta de atrás", me dice.

Fernando llegó a la guerra a los 19 años, cuando estaba haciendo el servicio militar. Y también tuvo muy mala suerte: lo enviaron al frente cuando apenas le faltaba un mes para volver a su casa.

"Llegamos el dos de abril y la guerra comenzó el 1 de mayo. Al principio pensábamos que aquello se iba a solucionar, que se iba a alcanzar una solución pacífica, hasta que recibimos las noticias de que los ingleses habían hundido al Belgrano y comprendimos que aquello iba en serio", agrega.

Luchó en una unidad de infantería hasta que fue hecho prisionero. Como tantos otros combatientes, regresó a la Argentina a bordo del crucero Camberra, que los británicos habían empleado para transportar a sus tropas hasta el Atlántico Sur.

"Durante años permanecí en silencio, no quise hablar del tema. El gobierno no nos brindaba ayuda psicológica y yo prefería mirar hacia adelante, seguir con mi vida, aunque no era fácil".

Todo cambió el día en que lo llamaron a dar una conferencia en la escuela del mayor de sus hijos, que tiene ocho años.

"Llevé fotos, llevé mis medallas. Mi hijo, que estaba al final de la clase venía y me daba besos, estaba orgulloso de mí. Yo nunca le había contado nada. En mi casa no tengo cosas de Malvinas", me dice. "A partir de ese momento comprendí que había hecho un sacrificio sublime por la patria. Había entregado mi juventud".

Desde entonces, Fernando ha dado infinidad de conferencias. Y ha sido uno de los artífices, junto a otros compañeros de la Guerra del Atlántico Sur, de la nueva Ley de ex combatientes, que podría marcar un punto de inflexión en la relación de indiferencia de los distintos gobiernos argentinos hacia los jóvenes soldados que fueron a luchar a Malvinas
por Hernán zin-(viaje a la guerra-http://www.20minutos.es/blogs_opinion/)-

1 comentario:

Anónimo dijo...

hola! entre a blog porque estoy buscando informacion sobre los ex combatientes, voy a basar mi tesis en el tema, es realmente increible como se desarrollo toda esta situación y cuan desinformados estamos muchos, por el olvido de los argentinos y por lo mal que hemos tratado a nuestros ex combatientes, son grandes hombres, y voy a poner mi grano de arena para luchar contra el olvido.

saludos!