martes, 19 de agosto de 2008

Medalla Dorada si perseveras


Una bocanada de aire fresco para nuestra Bandera Nacional y un ejemplo para nuestros jovenes

PEKIN.- Es un sueño hecho realidad. Las lágrimas de Juan Curuchet y Walter Pérez se esparcen sobre la pista de ciclismo. Las pocas banderas argentinas flamean en el estadio. La tarde transcurre en China, mientras la Argentina empieza a despertarse con una noticia enorme e inolvidable: la primera medalla de oro para la delegación nacional en los Juegos Olímpicos de Pekín.

Curuchet vivió la despedida que siempre quiso y merecía. En Pekín, disputó sus sextos Juegos Olímpicos, tras competir en Los Angeles 1984, Seúl 1988, Atlanta 1996, Sydney 2000 y Atenas 2004, todo un récord para un deportista argentino. Le puso a su carrera el broche de oro que merecía, con su primera medalla olímpica, la primera que consigue el ciclismo nacional y la 16ª dorada del deporte argentino en su historia.

Curuchet, de 43 años, está casado con Yanina y tiene cuatro hijos (Martín, Kevin, Juan y Martina). Nacido en Mar del Plata, comenzó a practicar ciclismo a los 15 años, motivado por su hermano Gabriel, otro de los ciclistas argentinos más destacados y a quien superó en 2005 en cantidad de títulos, con 15. Tras la prueba confesó que su deseo es el de ser director técnico y liderar un proyecto a largo plazo.

Pérez, de 34 años, nació en San Justo, está casado y tiene un hijo. Empezó a practicar el deporte que tanto lo apasiona a los 5, motivado por su padre Hugo. Pekín es su tercera cita olímpica, tras estar en Sydney y Atenas. La velocidad lo atrapa y, por eso, le fascinan las carreras de autos y tiene uno propio para correr.

El fútbol es un elemento presente en la vida de los dos, una pareja superclásica. Juan es hincha de Boca y jugó al fútbol hasta los 15 años en la Liga Marplatense. Su ídolo es Diego Maradona, a quien seguramente podrá abrazar en las próximas horas. Pérez profesa su amor por River.

Ambos compiten juntos desde 2003, cuando Juan debió buscarle un sustituto a su hermano Gabriel para la prueba Madison. En 2004, Pérez y Curuchet fueron campeones mundiales en Melbourne, Australia. Pero, en Atenas 2004, a donde llegaron con el cartel de favoritos, fallaron y sólo fueron novenos. Se propusieron dejar todo en Pekín y cumplieron su sueño dorado.Lo que no dicen los medios, es que no hay política de deportes en éste País-Ministerio de Educación Nacional sin escuelas,y un programa de educación física como la educación en general en continuo deterioro-Esto el Gobierno Nacional,los Cleto Cobos,y los Rurales no lo discuten salvo la renta de cada sector-Por eso vaya nuestro humilde homenaje a estos deportistas que por su perseverancia durante largos años de sacrificio obtuvieron su presea dorada en un lejano País de Oriente-FELICITACIONES """"

No hay comentarios.: