LA MALINCHE

domingo, 24 de agosto de 2008

El escuadrón Olvidado de Malvinas


haga click sobre fotos para ver más grande-

Una carta al "escuadrón olvidado" en la guerra de Malvinas

Una carta de una niña de 9 años al Escuadrón Panhard , unidad compuesta por solo 27 soldados. Un relato emotivo por parte de un protagonista más, del conflicto del Atlántico Sur. Escribe Gerardo Mancisidor VGM...

En los últimos días de abril de 1982 o quizás los primero días de mayo nos encontrábamos en la escuelita que era nuestro primer punto de reunión, el sub Teniente Tamaño reparte algunas cartas de familiares y de personas que escribían al soldado desconocido, a mí nunca me llegaron las cartas de mi familia entonces el Sub Teniente me entregó una carta que estaba dirigida a los soldados de la sección Panhard cosa que me llamó la atención porque no era de ningún familiar de mis compañeros y porque en la isla habíamos 11.000 soldados en unidades más conocidas que los Panhard y nosotros éramos tan solo 27 soldados, así que la abrí y la leí más por curiosidad que por otra cosa.
Resulto que era de una niña de nueve años que tenía muchas ganas de contarnos como estaba viviendo ella esos momentos y con pocas palabras y un gran deseo de que todos estemos bien, nos contaba que rezaba todas las noches por nosotros.

A partir de ese día y cada vez que podía la volvía a leer hasta que quedo bastante sucia por la turba y hasta le dibuje la escala de tiro del visor del Panhard porque no tenía en donde escribir, pero tampoco quería que se me destruyera así que la puse en una bolsita de nailon y la guardé en un bolsillo interior de la campera.

Cuando regresé a mi casa traía conmigo muy pocas cosas, entre ellas algunas fotos y la carta de esta niña. No se en qué momento mi madre agarró las cosas que yo traía y las guardó, yo empecé como todos los que volvimos la ya famosa lucha para integrarme a la sociedad y no quería saber nada sobre la guerra así que a mi madre se le ocurrió que sería mejor guardar esos recuerdo, yo siempre creí que los había perdido.

En el año 1996 mi madre fallese y mi padre me entrega todas las cosas que mi mamá fue recolectando tanto de mi infancia como de mi adolescencia y las fotos y carta de la guerra. Lo mismo hacia con mis hermanos. A estas cosas las volví a guardar sin revisar nada porque ahora ya no eran mis recuerdos sino más bien de mi madre y en ese momento no tenia ánimos de ver las cosas que me recordaban que mi madre nos había dejado.
Siguieron pasando los años y un día mis hijos me preguntan sobre la guerra porque necesitaban hacer un trabajo para la escuela, esto fue hace como tres años, caí en la cuenta de que no tenía nada para darles, solo lo que yo les podía contar, pero como contarles a mis hijos si ni siquiera yo quería hablar conmigo mismo del tema Malvinas! Me acordé de las cosas que me quedaron de mi madre porque yo había visto que tenía la boina de los tanquistas y aunque sea les daría eso y algunos detalles para que puedan presentar.

Cuando abrí la caja que guardaba los recuerdos me encuentro con la boina y adentro, las fotos y la carta que me acompañó durante la guerra y que en las últimas líneas me pedía que cuando pueda me comunique con ella, la verdad que no supe que hacer en ese momento, primeramente sentí un gran retroceso en el tiempo y un montón de sentimientos encontrados que no me permitían decidir si comunicarme de una vez o dejar las cosas como estaban, lógicamente deje pasar un tiempito más para ver si correspondía o no llamar a esta niña que ya no era una niña porque habían pasado muchos años, nunca le comente de esto a nadie, pero un buen día en septiembre de 2007 viaje a Buenos Aires y lleve conmigo la vieja carta y una pequeña esperanza de que tomaría coraje para llamarla por teléfono para decirle que su carta había llegado a destino y pedirle disculpas por la demora porque para mí parecía que no había pasado el tiempo.

La verdad debo decir que tuve muchísima suerte porque al no poder comunicarme con el Papá de la niña, se me ocurrió buscarla en la guía y resultó que tenía el teléfono a su nombre y estaba en ese momento en su casa. Se imaginan cuando trate de explicarle quien era y porque la conocía a ella y a su papá, solo recibía preguntas de desconfianza porque naturalmente en esta época de inseguridad era obvio que me podría haber colgado el teléfono y no creeme nada de lo que le decía, pero creo que se percato de que mi voz había cambiado en la segunda respuesta, la verdad ya estaba por causar un corto circuito con el teléfono porque lo estaba mojando con mis lagrimas.

Bueno, en ese momento y después de tener una breve conversación, la cual no podía mantener porque mi emoción no me dejaba articular palabra alguna, me dejo su dirección de correo electrónico y cuando volví a Bahía le mande una mail contándole quien era, todas las disculpas posible por no haberme comunicado con ella cuando era una niña de nueve años y las fotos de su carta las cuales se las dejo a Ustedes aquí abajo para que vean que en Malvinas, no todo fue tan malo


Hasta el día de hoy nos mantenemos en contacto por correo electrónico, Vanina tiene una gran familia dos hermosos hijos y es verdaderamente una gran amiga.


Gerardo Mancisidor

Ex Combatiente C/63 del ex Destacamento de Exploraciones de Caballería Blindada 181 de Esquel. Panhard

Zamo43@hotmail.com

elmalvinense.com.ar

No hay comentarios.: