domingo, 17 de agosto de 2008

Dhualde y sus concejos

Esto se los dedico a los loritos que repiten que el MPA es un modelo de principios de nuevos dirigentes,con estos profesores el futuro no solo es fascista sino que me lleva a afirmar que lamentablemente nada va a cambiar

"Lo que no puedo concebir es el que haya americanos que por un indigno espíritu de partido se unan al extranjero para humillar a su patria"

Jose de San Martín el Padre del feriado Largo.."

Duhalde cuenta con Mendiguren,aquel que acordara con el ex Senador Dhualde la devaluación-algunos miembros de la Mesa de Enlace como Eduardo Buzzi, y con la siderúrgica italiana para impulsar su denominado Movimiento Productivo, del que está abriendo sedes en distintos puntos del país. En una de sus cada vez más frecuentes apariciones públicas, Duhalde comparó al ex presidente Néstor Kirchner con Hitler y Mussolini, como ya había hecho la creadora de la Coalición Cívica Libertadora, Elisa Carrió. Este desborde de odio no deja dudas sobre la índole de la ofensiva en marcha, por más que Duhalde haya dicho después que no debió decir lo que dijo, no porque lo crea falso sino “porque no ayuda”. Es irónico que entre sus principales sostenedores esté el establecimiento industrial radicado aquí en la posguerra mundial por Agostino Rocca, el director de la siderurgia estatal italiana durante los años del verdadero Mussolini, quien utilizó para radicarla en la Argentina luego de la derrota del Eje capitales alemanes e italianos en fuga, con el beneplácito del Vaticano

lea mas

Eduardo Alberto Duhalde es a quien se lo vincula inmediatamente como ex gobernador de la provincia de Buenos Aires, capo máximo del conocido aparato pejotista bonaerense, no por nada cuando se habla de "duhaldismo" corre un estremecimiento por la piel, y vicepresidente de Menem durante su primera exitosa gestión para la destrucción del pais. Duhalde fue quien acompañó acríticamente a Carlos Saúl Menem en su gestión inicial, etapa signada por el sorpresivo inicio de los brulotes nefastos que a partir de allí se sucederían en la que yo llamo tercera década infame en la Argentina: ajuste en perjuicio de los trabajadores, mayor concentración de la riqueza a favor de los grupos de poder más concentrados, despidos generalizados, desindustrialización devastadora, ventas vandálicas de todos los activos del estado argentino, como por ejemplo ELMA (se acuerdan que teníamos líneas marítimas comerciales del estado?), investigación espacial, destrucción del sistema de radarización nacional, liquidación vergonzosa de Aerolíneas Argentinas mediante un operativo comando de la mayoría automática en la Corte menemista, hoy en el tapete del debate público, en el que paradojalmente quienes ayudaron a extranjerizar y destruir nuestra línea aérea de bandera aparecen dando clases de buena administración ante el actual proyecto de reestatización de la empresa.

La posibilidad de asombro no tiene límites. Recuerdan que teníamos redes ferroviarias en todo el país? Miles y miles de kilómetros de líneas férreas fueron inutilizados y dejadas morir. Las mayoría de las estaciones de trenes en nuestro vasto interior son ahora locales para la venta de artesanías, en medio de pueblos desolados. Eso, entre otros oscuros capítulos de ese pasado reciente que nuestro celador y consejero protagonizó. "Si decía lo que iba a hacer no me votaba nadie" fue la frase escandalosa con la que Menem se definió a sí mismo mirándose en el espejo, cuando a los pocos meses de haberse hecho de los resortes del estado comenzó a tomar medidas que nos dejaron atónitos a millones de argentinos. Bien, tengamos memoria: en ese momento estaba Eduardo Alberto Duhalde a su lado, y nadie recuerda la más mínima observación crítica de su parte. Duhalde acompañó la anulación por parte de su ex presidente Menem, de todas las conquistas obreras de Perón que quedaban, en el período 1990-1994.

Además, como gobernador bonaerense, baste recordar su inequívoca responsabilidad en la mayor parte de los problemas que se consolidaron después como estructurales de la provincia: la falta de solución del problema de las inundaciones rurales, la grave situación a la que se arrastró al sistema educativo provincial, el caótico sistema energético provincial, los sistemáticos negociados con la construcción, la desatención del servicio de administración de justicia provincial, sometido además a su cooptación por amigos del poder en un proceso equivalente, e inclusive más grave, que el impulsado por el menemismo respecto de la Corte Suprema de Justicia Nacional y el fuero federal, el manejo discrecional y vidrioso de los Fondos de Reparación Histórica del Conurbano Bonaerense, unos 650 millones de pesos adicionales a la coparticipación federal que durante varios años Duhalde recibió y su aparato administró a piacere. Seguimos? El problema de la policía bonaerense y la inseguridad en el conurbano, generada principalmente, además de la incidencia de la exclusión social que Duhalde ayudó a profundizar acompañando las políticas de "justicia social" del ex presidente riojano, como consecuencia del pacto político espúreo entre su gobierno y la cúpula policial, especie que terminó en el engendro que pasó a la historia como la Maldita policía, cuyo mayor representante fue Pedro Klodczyc.

A esa entente nuestro celador llamó "la mejor policía del mundo", y al poco rato tuvo que salir a intervenirla ante el desmadre que atravesó fronteras, no solo nacionales sino también internacionales, de ejecuciones, gatillos fáciles casi constantes, regenteo del narcotráfico, piratería del asfalto, etc., y cuya expresión paradigmática fue el asesinato del periodista José Luis Cabezas. Recuerdan? O no recuerdan? Tenemos o no tenemos memoria?. Se me está terminando el espacio. Pero déjenme decir esto: Duhalde además acompañó con beneplácito el vergonzoso proceso de impunidad de los pocos genocidas respecto de los que se había hecho justicia en el Juicio a los ex Comandantes durante el gobierno del ex Presidente Raúl Alfonsín, apoyando el inconstitucional indulto que su presidente firmó a favor de los genocidas Videla y compañía. Perdón, casi no tengo más lugar, pero sería injusto para la memoria de los militantes sociales si dejara en este capítulo afuera a las salvajes muertes de Kosteki y Santillán, víctimas de la indiscutible responsaiblidad política del ex senador a cargo de la presidencia de la nación Eduardo A. Duhalde, que no se sabe todavía a ciencia cierta si el directamente, o por lo menos sí sus funcionarios específicos en materia de seguridad interior, ordenaron reprimir. Ah. Perdón, pido perdón nuevamente, esto solo y prometo que por ahora concluyo. Empecé la nota diciendo que una de las recientes frases vacuas de Duhalde para criticar y pretender erosionar a la actual gestión presidencial de Cristina Fernández de Kirchner fue afirmar descalificadoramente que "el país está como en 1997". Fui a buscar un almanaque viejo, de esos que uno siempre guarda en algún cajón, y encontré que en 1997 gobernaba Eduardo Duhalde la provincia de Buenos Aires! La verdad, no sé quién es exactamente que tiene problemas psíquicos.

*Abogado penalista, ex concejal de Lomas de Zamora; integrante de Conciencia Al Sur (CONSUR), Grupo de Reflexión y Gestión.

Fuente: www.rebanadasderealidad.com.ar

No hay comentarios.: