LA MALINCHE

sábado, 16 de agosto de 2008

El escudo antimisil norteamericano en Europa se hace realidad

Más leña al fuego

Polonia accedió a instalar el escudo antimisiles estadounidense

Polonia y Estados Unidos alcanzaron un acuerdo preliminar sobre la instalación en suelo polaco de partes del escudo antimisiles estadounidense, que seguramente aumentará las tensiones entre Rusia y Occidente ya exacerbadas por el conflicto en Georgia.

"Logramos un acuerdo con Estados Unidos sobre el escudo (antimisiles)", dijo el primer ministro polaco Donald Tusk en su intervención en directo en el canal TVN.

Tras el anuncio el ministro de Relaciones Exteriores polaco, Radoslaw Sikorski, confirmó que su homólogo ruso Serguei Lavrov acababa de anular su visita a Polonia programada para el mes de septiembre.

El primer ministro polaco añadió que la parte estadounidense aceptó una petición clave del gobierno de Varsovia: desplegar en Polonia baterías antiaéreas de medio alcance Patriot para garantizar la seguridad del país europeo oriental, al margen del escudo antimisiles.

Con el acuerdo, Estados Unidos prevé instalar en suelo polaco, de aquí a 2012, diez interceptores con capacidad para destruir en vuelo posibles misiles balísticos de largo alcance.

El sistema estará unido a un potente radar que se instalará en la República Checa. El acuerdo con este último país fue firmado oficialmente el 8 de julio. Estos elementos forman parte de un gran proyecto destinado a proteger el territorio estadounidense de posibles amenazas de países como Irán.

El acuerdo, concluido con dos países ex comunistas que se han convertido en aliados, permite a Washington marcar un punto contra Rusia, que protesta con virulencia contra un proyecto que califica de amenaza directa contra ella.

Desde hace unos meses, Rusia ha prevenido que la instalación de contingentes norteamericanos equipados de sistemas antimisiles en su antigua zona de influencia tendría una respuesta.

"Nos veremos obligados a responder de manera adecuada", advirtió a mediados de julio al presidente ruso Dimitri Medvedev. "La Unión Europea y Estados Unidos quedan advertidos".

Las conversaciones se entablaron hace quince meses y tropezaron en numerosas ocasiones con exigencias del gobierno liberal de Donald Tusk, en el poder desde noviembre.

Washington no quiere contentarse sólo con Polonia y la República Checa. Expertos opinan que después que EEUU perfeccione su tecnología de creación de bases misilísticas -en este caso, en Polonia- procederá a crear cada año un nuevo circuito de defensa antimisil en Europa. O sea, dentro de poco Rusia tendrá cerca de sus fronteras no uno, sino decenas de esos circuitos repartidos uniformemente por todo el territorio europeo.
EEUU se ha propuesto instalar elementos de su sistema antimisil precisamente en Europa del Este, y no en Asia, en Alaska, en Japón o en Australia.

Claro que Rusia teme verse arrastrada a una nueva carrera de armamentos. Por otro lado, es inadmisible quedarse de brazos cruzados ante nuevas amenazas. Una de las respuestas al despliegue del escudo antimisil norteamericano en Europa podría ser la instalación de ojivas hipersónicas maniobrables en los misiles rusos "Topol-M". Además, sería importante incluir cuanto antes en el arsenal del Ejército ruso nuevos sistemas de misiles con cabezas de reentrada múltiple.

También se podría reanudar el programa de producción de misiles globales, que en caso de peligro pudieran ser colocados en órbita y de allí atacar el territorio enemigo eludiendo las zonas de emplazamiento de su defensa antimisil.

En resumen, las amenazas a la existencia de Rusia no son míticas ni mucho menos. El hecho de que se esté tolerando a Rusia y se tenga en cuenta su opinión se debe a su armamento nuclear. Vale notar que resulta imposible defenderse al cien por cien de un ataque con misiles nucleares. Únicamente se puede aminorar las consecuencias. De manera que el concepto de defensa de Rusia debe prever la posibilidad de asestar contragolpes que causen daños inaceptables en el atacante.

RIA Novosti.

Por Shaun Walder y Anne Penketh *

Desde Tiflis

Un importante general ruso ha hecho revivir los temores de una nueva Guerra Fría al amenazar a Polonia con un posible ataque nuclear, mientras el presidente de Georgia se inclina ante lo inevitable y firma un cese de fuego cuyos términos fueron dictados por Moscú. El subjefe de Estado Mayor ruso, general Anatoly Nogovitsyn, reflejó la furia del Kremlin ante un acuerdo alcanzado el jueves entre Estados Unidos y Polonia, que es la parte anfitriona de un escudo de defensa antimisil de Estados Unidos al que Moscú se opuso ferozmente. “No puede quedar impune”, dijo el general Nogovitsyn ayer en Moscú.La doctrina de nuestro País permite el uso de Bombas Atómicas ante amenazas como las que presenta el escudo antimisiles y los acuerdos entre Polonia y Estados Unidos-

fuentes -pag12-elortiba-elmundo-rianovosti

No hay comentarios.: