lunes, 21 de julio de 2008

Kirchner y sus Judas -con amigos así seguro que te traicionan


La votación clave en el Senado de la Nación / Emilio Marín

A diferencia de colegas suyos, que jugaron con la incógnita de su voto hasta el momento de usar de la palabra en el recinto, el oleaginoso Urquía lo anticipó con un gesto político. El 25 de junio pasado renunció a la presidencia de la Comisión de Presupuesto y a la vocalía de la Comisión de Agricultura, ambas de intervención directa en el debate del polémico asunto. Fue su manera de despedirse de la alianza política con Néstor Kirchner y Cristina Fernández, con quienes la había anudado formalmente para la campaña que desembocó en las elecciones del 28 de octubre del año pasado.

A partir de esa renuncia estaba a la vista que el senador votaría contra las retenciones. Si alguien tenía alguna duda la disipó el 9 de julio, cuando el gobernador de la provincia, Juan Schiaretti, anunció a la prensa que aquél le había comunicado que sufragaría de esa manera. De esa manera el empresario se alineaba con el mandatario provincial y la mayoría del PJ del distrito, inaugurando una nueva pertenencia que no se sabe cuánto le va a durar.

Es que Urquía es hombre de mudar de partido y corrientes internas, excepto de negocio, donde desde hace décadas no se mueve del directorio de Aceitera General Deheza, la cuarta o quinta exportadora nacional según los números de año a año. En eso es constante, previsible, aburridamente repetido y así también son los beneficios que logra: su patrimonio declarado asciende a 156 millones de pesos. En lo demás, en la vida política y partidaria, va y viene, según soplen los vientos y lo aconsejen sus intereses empresarios, que tienen preeminencia sobre todo lo demás.

Es que fue concejal y luego intendente con tres mandatos en la localidad de General Deheza, al sur de Córdoba. Pero cabe puntualizar que en ese momento no lo hacía por el peronismo sino por la UceDé del clan Alsogaray y la derecha vernácula de pelaje más tupido, onda no ya gorila sino orangután.

Después de 1999 fue captado por José M. De la Sota para senador provincial y legislador en 2001 tras la compactación de las dos cámaras en una Legislatura unicameral. A partir de 2003 fue elegido senador nacional, cargo que estuvo a punto de dejar en 2007, cuando encabezó la boleta justicialista de diputados nacionales, a pedido de Cristina Fernández. Pese a ser electo, optó finalmente por quedarse en el Senado, donde se lo recompensó con la titularidad de la Comisión de Presupuesto, una de las más importantes.

El 5 de octubre de ese año, en plena campaña, el entonces presidente Kirchner blanqueó que él había sido el impulsor de esa candidatura: “quiero brindarle un reconocimiento a Roberto Urquía. Cuando lo invitamos a encabezar esta propuesta, él no pensó si sería un cargo menor al que tiene. No dudó en acompañarnos y se lo agradezco”. A la luz de lo ocurrido en la madrugada del 17 de julio, a nueve meses del piropo, seguro que no repetiría eso

nota completa

No hay comentarios.: