viernes, 4 de julio de 2008

El hambre por el petróleo del Ártico crece junto con el precio del crudo



(FNM) El apetito por el petróleo del Ártico ha crecido en línea con el meteórico ascenso de los precios del crudo. Sin embargo, según los expertos, las preocupaciones ambientales y el atolladero diplomático son un obstáculo para la exploración. En tiempos en que los proveedores luchan por satisfacer el ritmo de la creciente demanda de los países en desarrollo, la industria petrolera pone la mira en nuevas fronteras a la búsqueda de mayores reservas. Y el Ártico, está claramente en el cuadro.

“Hay enormes cantidades de petróleo bajo el Polo Norte”, afirmó esta semana ante el Congreso Mundial del Petróleo, el geólogo Donald Gautier del the US Geological Survey. Según sus estimaciones, el Ártico contiene 100.000 millones de barriles de petróleo. Y si bien la extracción en la hostilidad del ambiente ártico plantea desafíos técnicos sin precedentes, la mayor barrera a la exploración la constituye la disputa sobre la propiedad de la región, que torna muy difícil la obtención de permisos para perforar, agregó. “Por un lado, la tecnología es una cuestión crítica, pero la verdadera dificultad radica en acceder a esas plataformas continentales”, sostuvo Gautier.

Cinco países que bordean el Ártico – Canadá, Dinamarca, Estados Unidos, Noruega y Rusia – se disputan la soberanía de las aguas de la región. Y sus reclamos se han tornado más altisonantes a medida que crecen los intereses en los recursos de la región. Canadá anunció el ańo pasado que construiría ocho buques patrulleros polares, para reafirmar su soberanía sobre el área norte del país. En la oportunidad, el Primer Ministro de ese país, Stephen Harper enfatizó: “Canadá tiene la opción cuando llegue el momento, de defender su soberanía en el Ártico; o la usamos o la perdemos. Y que nadie se equivoque, este gobierno se propone usarla”.

Poco después, exploradores rusos instalaron una bandera nacional de titanio en el suelo oceánico del Polo Norte, en un gesto que fue interpretado como una apuesta a próximos reclamos rusos sobre el Ártico. El fondo del Polo Norte no es considerado actualmente territorio de ningún país, y su administración corresponde por tanto a la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos. Las preocupaciones ambientales también le ponen el freno a la exploración petrolera en regiones como el Ártico, que se abren al desarrollo de la actividad gracias al desarrollo tecnológico. Así lo entiende David Boone, presidente de la productora canadiense Escavar Energy, quien expresó que “así como la tecnología de la era espacial nos abre nuevas áreas, las inquietudes ambientales las pueden detener muy rápidamente”.

El peligro de los derrames de petróleo en ámbitos tan frágiles, y el riesgo de disrupción de los ecosistemas locales, constituyen las materias de mayor preocupación. Los líderes de la industria y los analistas coinciden en que con los actuales precios del crudo, no carecen de los fondos necesarios para incursionar en nuevas áreas de exploración petrolera. Robert Skinner, vicepresidente de StatoilHydro afirmó que “cualquiera que sugiera que la industria petrolera no tiene dinero para invertir, con un barril a 140 dólares, está haciendo una broma”. Hacia principios de junio, las firmas BP, Conoco Phillips y MGM Energy Corp., ganaron los derechos de exploración del gobierno canadiense sobre tres bloques marinos licitados en la rica región petrolera del Ártico.

El Congreso Petrolero Mundial, un encuentro que réune cada tres ańos a los ejecutivos de las principales compańías petroleras y ministros de las mayores naciones productoras, llega a su fin el jueves. Es uno de los grandes eventos de la industria mundial-fuente -nuestromar.-

No hay comentarios.: