LA MALINCHE

domingo, 13 de abril de 2008

MERCADERES DE LA MUERTEEN EL MUNDO Y EE.UU. EN RECESION

« El esperado final de la crisis en Kenia (vídeos) | Inicio | Sharon y las guerras de los pobres »

7 Marzo 2008

Cae el mayor traficante de armas (que recibió millones de dólares de EEUU)

En este blog hemos denunciado las sombras, contradicciones e impunidad de algunas de las empresas privadas militares que actúan en escenarios como Irak, Afganistán o Sudán.

Firmas que en los últimos años han ganado miles de millones de dólares gracias a la privatización de parte de la gestión de los conflictos armados: Blackwater, Dyncorp, Erynis, Aegis, Unity

Hemos señalado las lagunas legales en las que se mueven, los crímenes de gatillo fácil de las que se las acusa, las tramas de poder que los sustentan, y el oscuro pasado de algunos de sus dueños y promotores, como Tim Spicer, directamente relacionado con tráfico de armas, mercenarios y golpes de estado en el Tercer Mundo. O las conexiones con el lobby neoconservador y belicista de Washington como en el caso de Erik Prince, el creador de Blackwaters.

El arresto ayer en Bangkok de Víktor Bout, quien es considerado el mayor traficante de armas del mundo, nos da la oportunidad para poner nuevamente de relieve la necesidad de crear una legislación internacional que permita el control de estas empresas y de su accionar en zonas de conflicto.

El mercader de la muerte

Acerca de Víktor Bout, mucho se ha escrito. Conocido bajo el apodo de “Mercader de la muerte”, “Destrozador de embargos” o "Víktor B", este antiguo agente de la KGB, que habla siete idiomas, empleó su flota particular de aviones para proveer armamentos desde los talibán en Kandahar, pasando por Charles Taylor y sus ejércitos de niños y diamantes sangrientos en Sierra Leona y Libera, hasta Jonas Savimbi en Angola y los rebeldes de las FARC en Colombia.

Tal es la notoriedad de este personaje, nacido en la Unión Soviética en 1967, que no sólo decenas de informes de la ONU y de Amnistía Internacional denuncian su labor, sino numerosas piezas de ficción.

Peter Landesman, quien entrevistó en Moscú a Víktor Buot para el New Yory Times, fue productor y guionista de la película “Arms and the man”, rodada por Michael Mann y estrenada en 2005. Yuri Orlov, el personaje del film protagonizado por Nicolas Cage, “El señor de la guerra”, también está parcialmente basado en la vida de Víktor Bout.

Un arresto inesperado

El asesinato del número dos de las FARC, Raúl Reyes, que ha provocado tensiones sin precedentes entre Colombia, Venezuela y Ecuador, terminó teniendo consecuencias inesperadas para Víktor Bout.

Aunque la justicia lo persigue desde el año 2002, lo cierto es que hasta el momento ha gozado de los suficientes respaldos en Moscú, Londres y Washington, y buena suerte, como para seguir en libertad y traficando con armas.

Según diversas fuentes, fue la información encontrada en los ordenadores que el Ejército de Colombia capturó de las FARC, de dónde salió la pista que permitió su detención ayer en Bangkok.

Los millones de EEUU

Una de las paradojas de Víktor Bout, y que habla a las claras de los peligros que conllevan los opacos negocios de la seguridad, es que recibió millones de dólares de los EEUU por sus servicios en Irak. Lo denuncia los corresponsales del Washington Post y de Los Angeles Times', respectivamente Douglas Farah y Stephen Braun, en el brillante libro que dedicaron a la vida de Víctor Bout: Merchant of Death.

A pesar de la prohibición aprobada por George Bush en junio de 2004 de realizar cualquier clase de transacción comercial con Víktor Bout, y del embargo de sus cuentas y bienes en mayo de 2005, la flota de aviones de Bout - Cargo Airlifts, Airline Transport, Air West, Aerocom and TransAvia Export - siguió siendo empleada en Irak por los EEUU hasta principios de 2006. Todo esto sin contar la orden internacional de captura.

A pedido de Halliburton, KBR y otras empresas, y en nombre del Ejército de EEUU, las Fuerzas Aéreas y los Marines, los aviones de Bout realizaron más de mil vuelos en Irak. Por cada misión se pagó a la empresas del antiguo agente de la KGB hasta 60 mil dólares. Sin dudas, un dinero de los contribuyentes estadounidenses bien gastado.

El turbio negocio de la guerra privada

Tim Spicer, playboy británcio que gana 28 millones de dólares al año gracias a la compañía Aegis - cuyo vídeo de abusos a civiles iraquíes hemos podido ver en este blog -, tenía un atiguo socio, Simon Mann, que acaba de ser estraditado a Guinea Ecuatorial por el intento de golpe de estado que organizó junto a otros mercenarios para derrocar a Teodoro Obiang.

Víktor Bout, multimillonario, vende armas a los talibán, que ahora usan con Al Qaeda para hostigar a las tropas de la OTAN en Afganistán y luego realiza vuelos en Irak pagados por los EEUU.

¿Más pruebas de los turbios entresijos de tantas Empresas Militares Privadas? Sí, las hay. Aunque hasta ahora, lo que no ha habido es un debate internacional sobre los límites, las normas y los códigos de conduca que deben regir a estas compañías.

Tags: , ,
ESTE INFORME FUE GENTILMENTE CEDIDO POR HERNAN ZIN ( BLOGS.20MINUTOS.ES./GUERRA)

No hay comentarios.: