miércoles, 23 de abril de 2008

Hay 1,3 millones más de pobres, pero el indec ya no publica el dato

La estampida de precios de la canasta básica de alimentos (que ronda entre el 32 y el 40% anual) amenaza con revertir los logros sociales conseguidos desde 2003. Según distintas estimaciones, en el último año, 1,3 millón de personas volvieron a sumergirse en la pobreza, que alcanza nuevamente al 30,3% de la población: 11,8 millones de personas en todo el país.

Es sabido que por orden de Guillermo Moreno en el INDEC se falsean los índices que no son favorables, como los de los precios. La novedad es que otros indicadores directamente se dejan de publicar. Los últimos datos de pobreza distribuidos por el organismo corresponden al primer semestre de 2007.

En el calendario original de este año, figuraba el 21 de marzo como la fecha de publicación de las nuevas cifras. Sin embargo, el informe nunca se conoció y en el calendario oficial que el INDEC anuncia en internet ya no hay fecha para la difusión de los estudios de pobreza. Hace un año que el organismo dejó de divulgar también la base de datos de la Encuesta Permanente de Hogares, insumo de todas las estadísticas sociales: desde la pobreza e indigencia hasta la distribución del ingreso.

El encuestador Artemio López, con medición propia, proyecta en un 32% anual la inflación de la canasta alimentaria. Para Ernesto Kritz, de la Sociedad de Estudios Laborales, se ubica en el 38,3 por ciento. En el relevamiento de la consultora Economía y Regiones, el costo de la canasta de alimentos y bebidas se elevó un 43% entre marzo último e igual mes de 2007.

López y Kritz coinciden en que se quebró la tendencia a la caída de la pobreza que se evidenció desde 2003. Es la misma conclusión que circula por despachos oficiales desde hace un mes, y causó alarma. Los ingresos de los estratos bajos crecen, a la par de la creación de empleo, pero no tanto como los precios de los alimentos.

El último número de pobreza publicado por el INDEC fue 23,4%, para la medición del primer semestre del año pasado. Pero aquel dato ya era trucho: en ese cálculo, los salarios van por el ascensor y los precios de los alimentos, gracias a los dibujos del secretario de Comercio, por la escalera. “Nadie sabe cómo se elaboró. El informe ni siquiera incluyó una nota metodológica”, dijo a este diario Cynthia Pok, la ex directora de la Encuesta Permanente de Hogares, desplazada por Moreno antes de la difusión de aquel número. Pok se negó a convalidar una medición de la pobreza basada en la canasta de alimentos con precios de los acuerdos oficiales, que sólo se cumplen en el papel.

El último dato de pobreza difundido por el organismo con respaldo técnico corresponde al segundo semestre de 2006: 26,9 por ciento. A partir de entonces, la cantidad de pobres es un enigma en las estadísticas oficiales
Vea nota completa en el titulo.www.criticadigital.com.ar -por maximiliano montenegro-

No hay comentarios.: