LA MALINCHE

miércoles, 5 de marzo de 2008

ALBERTO TE EXTRAÑAMOS



A veinte años de su trágica muerte, siguen vigentes sus innovaciones en la pantalla chica, aunque la falta de archivos impide rescatar toda su trayectoria.
A 20 años exactos de su trágica desaparición, Alberto Olmedo se mantiene por derecho propio en un lugar privilegiado de nuestra memoria en términos de cultura popular.
Pero cuando volvemos a revisar en estos días las grabaciones de lo mejor de su última y tan celebrada etapa televisiva, además de regocijarnos por momentos con esa inventiva que llevó, por ejemplo, a Carlos Ulanovsky a definirlo como “el más genuino producto actoral que generó el medio”, muy probablemente dejamos de sonreír al tomar conciencia de que esos tapes nos muestran con absoluta claridad cómo pasó el tiempo y qué lejos quedó aquella impronta olmediana que llegó a ser auténticamente revolucionaria para nuestra TV.
Podríamos preguntarnos, de no haber existido aquella caída fatal en Mar del Plata, tan explotada en los días posteriores con afán sensacionalista y casi morboso, cómo habría evolucionado el incomparable vínculo que Olmedo estableció con la televisión desde su debut, en 1956, cuando el director Francisco Guerrero lo alentó a formar parte de La troupe de la TVNunca sabremos si esa vocación por el juego picaresco, que desveló en su momento a muchas instituciones defensoras de la moralidad, hubiese seguido en sus manos hasta sumarse hoy a la ola de procacidad gratuita, innecesaria y explícita que hoy domina lo que dudosamente podríamos calificar como comicidad televisiva.

Lo mismo cabría decir de otro de los atributos que más se le cuestionaron en su tiempo, esa suerte de machismo impenitente que cultivan hoy no pocos animadores televisivos, aunque corresponde reconocer que varias mujeres muy vistosas que integraron sus elencos fueron las primeras en ponderar el estilo humorístico con el que mejor fue identificado.

Así lo hicieron, por ejemplo, Silvia Pérez y Beatriz Salomón en el laborioso y estimulante documental de dos horas que The History Channel estrenó anteayer y que hoy podrá volver a verse, a partir de las 22. Lo mismo se descuenta que ocurrirá en El nombre de la risa , tributo especial cuya emisión anuncia Telefé para esta noche, a las 23 (América, por su parte, presentará hoy una edición especial de Secretos de colección , a las 13.30).

No hay comentarios.: