domingo, 22 de agosto de 2010

Clarín sabía que su licencia era irregular y se lo ocultó a sus clientes

El Grupo Clarín sabía que Fibertel no estaba en regla
22-08-2010 / El Grupo Clarín, propietario de la extinta Fibertel, sabía a ciencia cierta que la licencia para operar con la compañía que presta el servicio de Internet pendía de un hilo y que existían muchas posibilidades de que jamás se las renovaran. Un documento exclusivo que revela la información que prefieren ocultar a la opinión pública

El Grupo Clarín, propietario de Cablevisión y la extinta Fibertel, sabía a ciencia cierta que la licencia para operar con la compañía que presta el servicio de Internet pendía de un hilo y que existían muchas posibilidades de que jamás se las renovaran.

Pese a ello, el multimedio continuó vendiendo el servicio a miles y miles de usuarios, ocultando que podían quedarse sin conexión a Internet porque la empresa no tenía personería jurídica para seguir operando.

Este reconocimiento se desprende de un informe de 200 páginas que el Grupo Clarín presentó el 11 de octubre de 2007 a la Bolsa de Londres. Era para poder cotizar en este mercado y conseguir dinero fresco que les permitiera financiar su proceso de expansión en el mercado interno.

“La adquisición por la Sociedad de una participación controlante en Cablevisión y su adquisición de Multicanal, Holding Teledigital y Prima están sujetas a aprobación regulatoria que no puede ser otorgada”, admite en uno de los párrafos la presentación que hizo el Grupo Clarín con la apoyatura de Goldman Sachs y el Credit Suisse Securities.

El extenso informe también reconoce de manera explícita que “la Sociedad puede no recibir todas las aprobaciones regulatorias necesarias en relación con las adquisiciones anteriores” y que “no puede asegurar que podrá mantener las licencias de telecomunicaciones de ciertas subsidiarias”, entre las que puede incluirse a la propia Fibertel.

El Grupo Clarín hace estas consideraciones cuando le explica a los futuros inversores los “riesgos relacionados con las actividades de la Sociedad”.

En realidad, el multimedios trabajaba sin licencia desde el año 2003, pero daba por descontado que podría aprovechar su poder de lobby para garantizarse el uso de la licencia a posteridad. Ayer, el Grupo Clarín, a través de toda su artillería de medios de comunicación, liderada por el canal TN, repitió hasta el hartazgo que el gobierno quería dejar sin servicio a los usuarios de Fibertel.

Por su parte, el interventor de la Comisión Nacional de Comunicaciones, Ceferino Namuncurá salió al cruce de la información difundida por el Grupo Clarín. “Lo primero que quiero aclarar es que el gobierno no está prohibiendo a Fibertel. El servicio caducó porque Fibertel no tiene personería jurídica, se disolvió. Ellos pidieron la fusión por absorción y la Secretaría de Comunicaciones jamás la autorizó”, señaló durante una entrevista que mantuvo con el diario Tiempo Argentino en su despacho del piso 19, en la calle Piedras 131.

El funcionario también explicó que “cualquier cambio accionario tiene que contar con la aprobación de las autoridades de aplicación y en caso contrario la caducidad de la licencia se da automáticamente”. En este sentido, Ceferino Namuncurá dijo que “si un usuario tiene un problema legal, no hay nadie que pueda poner la cara, porque Fibertel no existe”.

“Desde el punto de visa de los usuarios, están gozando de un servicio de una empresa que no tiene personería jurídica. ¿Ante cualquier reclamo contra quién iban a presentar la demanda?”, se preguntó, además, Namuncurá. En otro tramo, el informe del Grupo Clarín ante la Bolsa de Valores de Londrés admite que “la capacidad de la sociedad de operar eficazmente depende del mantenmiento de sus licencias”.

Pese a todas estas consideraciones, el Grupo Clarín insistió ayer en que el gobierno hizo desaparecer la empresa y que nunca supo nada sobre la posibilidad de que no renovaran una licencia que ya había caducado

No hay comentarios.: