sábado, 4 de agosto de 2007

Habitos Culturales producen desnutrición




“No hubo abandono. Aparte hay hábitos culturales, estilos. Ellos tienen su manera de comer, su manera de alimentarse y a veces no aceptan la nuestra. Entonces son una serie de cosas que no son sencillas. No estamos haciendo abandono de nada”, sentenció el ministro de salud de la Provincia del Chaco-

Los barrios Cacique Pelayo, San Pablo y Balastro I son algunos de los que más incrementaron su población como consecuencia de la llegada de cientos de familias pobres que vendieron las pocas cosas que tenían en sus pueblos del interior y se radicaron en Fontana. Sin encontrar trabajo estable, o una salida para su situación económica, la mayoría depende de la asistencia estatal para vivir.
Los centros de salud intensificaron su labor al ritmo del crecimiento poblacional, y uno solo de ellos atiende al menos a 170 desnutridos, entre los que se cuentan niños de meses y adultos. Pese a que en los centros sanitarios se cumple con los procedimientos indicados para atender los casos de malnutrición, el problema es que cuando los pacientes vuelven a sus hogares, no tienen qué comer

El testimonio de un verdulero que ofrece sus productos en el barrio Cacique Pelayo, así lo confirma: “Algunos traen 30 centavos para comprar algo de papa y de zapallo, y no les alcanza para mucho, pero yo siempre les doy algo de yapa”, dijo Ernesto, que recorre de lunes a viernes con su viejo carro este barrio donde la mayoría de las familias son aborígenes de la etnia toba. Es el mismo donde vive Rosa Molina, la mujer de 54 años y 24 kilos que fue llevada a la Iglesia Catedral y luego derivada al Hospital Perrando.

Cruzando la calle, en otro hogar humilde, funciona el comedor Nogoxiguem Nalá Ñacpiolec, que en lengua quom significa “Niños levántense a la luz”. Como el nombre lo indica, allí se asiste sólo a menores, y por sus mesas pasan a diario unos 100 chicos del Cacique Pelayo y de otros barrios aledaños.
Marcelo Flores, el encargado del comedor, dice que es un error negar la pobreza y asegura que muchos casos de desnutrición no salen a la luz porque la gente que llegó a ese estado, difícilmente pueda reclamar.www.diarionorte.com

Habitos Culturales producen desnutrición-Como se ve el Ministro tiene otros hábitos culturales se lo ve bien, alimentado-

Fontana es la imagen del desgarrante éxodo poblacional que sufrió el Chaco tras la caída de la producción de algodón y la expulsión de muchas familias por la venta de grandes extensiones de tierra. La imposibilidad de seguir viviendo en las zonas rurales los empujó a los centros urbanos, donde los esperaba el hambre y la pobreza

No hay comentarios.: