jueves, 2 de agosto de 2007

Mama de Agustina rompió el silencio


ESTUVO CON SUS PADRES EN "AIRE LIBRE FM"

Rosalía Varela rompió el silencio y habló por primera vez del crimen de su hijita Agustina

Por primera vez habló públicamente la mamá de la niña Agustina (3 años), quien fue asesinada a golpes hace un año. Rosalía Varela y sus padres fueron entrevistados en los estudios de AIRE LIBRE FM. Dijo que este domingo realizarán una Marcha de Silencio reclamando que se profundice la investigación, y además contó detalles de lo que habría sucedido e

RIO GRANDE.- La mamá de la niña Agustina Varela (3 años), quien fue asesinada a golpes hace un año, rompió el silencio y lo hizo en una entrevista mantenida en los estudios de AIRE LIBRE FM.
Rosalía Varela y sus padres manifestaron que este domingo realizarán una Marcha de Silencio reclamando que se profundice la investigación, y además contó detalles de lo que habría sucedido en aquella trágica madrugada.
La Marcha comenzará a las 18 en la Plaza de las Américas y se trasladarán caminando hacia la parroquia Don Bosco, para participar a las 19:30 de una santa misa. La mamá dijo que todos los días 5 participa en una misa, y el padre señaló que desde que mataron a esta inocente criatura, "en varios puntos del país piden por Agustina".

LAS SOSPECHAS

Rosalía ahora habló porque quería preservarse ante su situación psicológica que le provocó la muerte de su niña, y además porque estaba embarazada (su hija Valentina nació en noviembre del año pasado). Estaba en pareja con Lucas Gabriel Gómez -de 26 años- quien era el padrastro de Agustina y el padre de Valentina.
Luego del nacimiento de su segunda hija, Rosalía se separó de esta persona "porque siempre sospeché que había sido el que la mató, fueron meses muy difíciles porque dormía con el enemigo", recordó entre lágrimas. "Es un tema que lo hablé varias veces con la psicóloga", apuntó en esta entrevista mantenida en el programa Entre Mate y Mate.
Acotó que pese al silencio que se extendió por casi un año "siempre concurrí a los Tribunales para ponerme a disposición y para pedirles que profundizaran la investigación, fue una sana presión la que hacía y además porque quería saber qué hacían el juez (Ochoa), y el fiscal (Borrone)".
Ahora el magistrado ha notificado a Lucas Gabriel Gómez de Drechos y Garantías, en el marco de esta causa que ha sido caratulada como "Homicidio calificado" y lo citará a declarar en las próximas horas: "Este paso judicial me devolvió las fuerzas para seguir reclamando justicia, mas fuerzas para seguir adelante", se esperanzó Rosalía.

AQUELLA TRAGICA MADRUGADA

Rosalía y sus familiares se habían reunido en la casa de los padres de Gómez, en calle Wilson, a festejar un cumpleaños.
Allí estaban los dueños de casa, Enrique Gómez y su esposo Teresa Brancas; además Daniel Gómez (hermano de Enrique), y su señora Claudia López; Viviana Varela (hermana de Rosalía), y su esposo José Solorza; Pablo Martín Gómez (hermano de Lucas Gabriel) y su primo Marcos Gómez. Además, varios menores de edad.
Porsupuesto que también estaban Rosalía y su pareja Lucas Gabriel y su hijita Agustina.
La entrevistada comentó que se despidió de Agustina aproximadamente a las 2 de la madrugada porque horas después debía viajar a Ushuaia a un curso sobre Turismo (ella es Guía de Turismo), y que pese a sus insistencias su pareja se negó a acompañarla. Agustina se iba a quedar con su hermana Viviana, quien finalmente la llevó a su casa cerca de las 5.
Pero antes, alguien la golpeó de manera tal, que le provocó lesiones gravísimas por las que luego perdió la vida.
Rosalía sospecha que Lucas Gabriel Gómez habría sido el autor de esos golpes mortales, pero no quiso en la entrevista fundamentar sus dudas, ya que lo hizo en la Justicia.
Señal
a que a la nena la habría llevado a uno de los baños de esa vivienda, donde la habría golpeado, y luego la recostó en una cama con la ropa puesta. Cuando su tía Viviana la llevó a su casa "notó que no estaba bien, y cuando le levantó la remerita vio dos moretones en la pancita y la llevó al hospital. Luego me avisó y me fui hasta la Guardia pero a Agustina ya la habían llevado a Quirófano porque trataban de reanimarla. A mi me sentaron en una silla de ruedas por mi embarazo y por lo mal que estaba", recordó mientras lloraba ella y sus padres, también presentes en los estudios.
"Mi hija era un angelito", resumió su madre.


No hay comentarios.: