LA MALINCHE

martes, 29 de marzo de 2011

Temerarias declaraciones del socio del magnate inglés que “privatizó” lago escondido Lewis se defenderá “con el Winchester”


Nicolás Van Ditmar, administrador de Hidden Lake, encabezó ayer un escrache al Poder Judicial de Río Negro y prometió usar el mítico fusil para hacer valer la propiedad privada sobre el camino público de acceso al lago.

Al mejor estilo John Wayne en los westerns de la década de 1930, el administrador de la empresa Hidden Lake, Nicolás Van Ditmar, amenazó ayer con defender los intereses del magnate inglés Joe Lewis en Lago Escondido “con el Winchester en la mano”. Las peligrosas afirmaciones se hicieron en medio de una protesta de más 100 punteros y empleados de Lewis frente al Superior Tribunal de Justicia de Río Negro, manifestación que encabezó el propio Van Ditmar para presionar al titular del cuerpo, Víctor Sodero Nievas, quien debe decidir sobre la propiedad pública del acceso al lago hoy privatizado por Lewis.
La movilización a Viedma se inició el viernes con 50 personas y continuó ayer con más de 250. El momento más tenso del escrache a la Justicia se dio por la mañana, cuando los manifestantes hostigaron e insultaron al candidato a gobernador de Proyecto Sur Omar Lehner, quien denunció hace unos años la pista de aterrizaje privada que Van Ditmar tiene en la provincia. “Pasaba frente a la manifestación y este personaje me vio y le dijo a la gente ‘ahí viene el que nos quiere expropiar’, y se me vinieron todos encima, me insultaron y me persiguieron”, contó a Tiempo Argentino Lehner. Allí mismo, el operador de Lewis trató al político de “mentiroso” y hasta llegó a decir que “defenderán” los intereses del inglés “con el Winchester en la mano”. Además, Van Ditmar dejó en evidencia que la compra de voluntades alcanza a periodistas: “si hace falta”, los medios de comunicación de la capital protegerán sus intereses “con sangre”, expresó.
La embestida mediática tiene al diario Rura 40 como punta de lanza. Su dueña responde a Lewis.
En respuesta a las temerarias afirmaciones, el vicegobernador de Río Negro, Bautista Mendioroz (enfrentado con el gobernador Miguel Saiz), consideró “inconcebible que en vez de utilizar la posibilidad de defensa en los Tribunales, Van Ditmar proponga hacerlo tomando las armas, lo que de por sí constituye apología del delito al incitar a sus empleados a hacer lo mismo”. Además, el funcionario aclaró que el empresario “llegó a Viedma con prácticas que poco ayudan a la paz social y a hacer entender sus razones” y criticó que “para plantear su verdad, haya recurrido a las marchas de los domicilios particulares de funcionarios judiciales, a las pintadas en contra de la legisladora Magdalena Odarda (ARI) y a la agresión de dirigentes políticos”. En este escenario, Odarda procedió ayer a presentar ante la Procuradoría General de la Provincia, a cargo de Liliana Pichinini, un recurso para que se instruya a los fiscales para que inicien una causa contra Ditmar por amenazas.
El del rifle no es el primer maltrato público a políticos que combaten la extranjerización de tierras: el sábado, Odarda, quien denuncia a Lewis desde 2005 y es amparista en la causa Lago Escondido, pidió protección policial para su casa y su partido. Además, otra fuente vinculada a la causa aseguró que la misma iniciativa tomará el propio juez Sodero Nievas. Es que el magistrado, escrachado en su domicilio, figura en los panfletos repartidos por la gente de Lewis, en los que se lo califica como “el titular del Supremo Tribunal de Injusticia”.
Así las cosas, la plaza central de la capital rionegrina es el centro físico de la manifestación, que hizo más de 1000 kilómetros desde el Bolsón con una logística inédita para una protesta social. Según explicó Lehner, “cuentan con cuatro carpas de alta gama, baños químicos y hasta grupos electrógenos. Además, hace cuatro días que están siendo financiados para abastecerse de alimentos y hospedaje”.

No hay comentarios.: