viernes, 6 de mayo de 2011

EVITA en la memoria




Los dirigentes obreros se dividen en dos: Los sinceros y los dirigentes a sueldo, que prefieren aliarse con la oligarquía. A estos los conocemos nosotros y el pueblo. Mejor dicho, los conocemos nosotros porque el pueblo los mata en el olvido y ya no los recuerda más
El que se desvíe recibirá el mismo pago con que paga el pueblo; el olvido y el desprecio que se puede tener hacia los hombres que, habiendo sido puestos en el camino del bien, se van por el camino de la ambición y de los intereses bastardos

No hay comentarios.: