martes, 24 de mayo de 2011

“La biología hoy puede distinguir un hijo adoptado de uno apropiado”

Es docente de la UBA e investigador del CONICET. Por sus estudios sobre el ADN fue nombrado miembro oficial de la Academia Nacional de Ciencias de los EE UU. Dice que es un reconocimiento que prestigia a la universidad pública
–Muchos están volviendo…
-Sí, y muchos ahora no se quieren ir. Hacen su doctorado acá, porque pueden entrar a la carrera del CONICET, porque hay cierta posibilidad de trabajo, porque ven que quizá pueden producir desde acá. Igual yo creo que es bueno que vayan afuera a perfeccionarse y aprender cosas nuevas.
–¿Cuál es su área de investigación?
–Trabajamos en biología molecular genética, en los mecanismos que hacen que cada uno de los genes humanos sean capaces de producir más de una proteína.
–Usted ha tenido definiciones políticas públicas. ¿Se puede emparentar la ciencia biológica con la política?
–Yo soy investigador, pero soy un ciudadano y un hombre político, tengo ideas y opino sobre la realidad que me rodea. Y la verdad es que la biología ha tenido mucho que ver con la realidad económica y social, del mundo y de nuestro país. Gracias al conocimiento de la estructura y manejo del ADN, no solamente se ha revolucionado la industria agropecuaria, el campo, las plantas transgénicas, la fabricación de medicamentos y vacunas. En nuestro país en particular, el tema de la soja también es una consecuencia del conocimiento de la ingeniería genética. En ese terreno hay una influencia grandísima de la ciencia en la sociedad y en la economía. Y ni qué hablar en lo que se refiere a relaciones sociales y los problemas de los Derechos Humanos, cuando el uso de la tecnología del ADN permite identificar relaciones biológicas, o sea, saber quién es hijo de qué madre y qué padre, y quién es nieto de qué abuela, cuando faltan los padres. Ese es un tema biológico, social y político. Porque el método es tan poderoso, tan riguroso, tan exacto, que cuando se logra hacer el análisis no queda ninguna duda, prácticamente. Entonces, cuando hay sectores que se niegan a hacer el análisis, es porque probablemente sean conscientes de que ese método es muy riguroso, y que si se hiciera podría conocerse una verdad que se quiere ocultar. La biología hoy puede distinguir entre un hijo adoptado y un hijo apropiado, de una manera muy certera. No es un tema de conocer la verdad individual, sino que la sociedad, como colectivo, tiene que conocer para poder avanzar.LEER MAS

No hay comentarios.: