LA MALINCHE

miércoles, 15 de febrero de 2012

El reclamo por Malvinas es fuerte, pero no faltan aquí amigos de Londres



En fin hace unosdías cuando regresé de mis vacaciones,informado de los acontecimientos quefueron increscendo en el tema y cuestión Malvinas en el post http://memoriatdf.blogspot.com/2012/02/malvinas-y-esa-sensacionextrana.html pensé que quizás estaba exagerando ,pero no es tan así por que ésas cosas que tiene la red internet es que se encuentran opiniones como anlásis que uno a veces escruta a modo de lectura rápida y otras veces le presta atención..A veces no se necesita tener un catalejo para divisar piratas basta mirar al costado dijo alguno por ahí..Entonces encontré una columna escrita por Emilio Marín de la www. laarena.com.ar cuyo link les dejo al final para leer la nota completa les aseguro que vale la pena y dilucida quizás lo quequise escribir en el post anterior donde tenía y aún mantengo esa extraña sensación con el tema Malvinas-

Emilio Marín - La presentación de Héctor Timerman ante Naciones Unidas, fue impecable. Lo había adelantado la presidenta Cristina Fernández en el acto del Salón de los Patriotas Latinoamericanos: se llevaría una denuncia contra el gobierno británico por militarización del Atlántico Sur.
Y allá fue Timerman, con sus carpetas y fotografías, que entregó protocolarmente al secretario general, el surcoreano Ban Ki Moon; al titular de turno del Consejo de Seguridad, Kodjo Menan, de Togo, y a quien preside la Asamblea General, el qatarí Nassir Abdulaziz Al Nasser.
El tejer alianzas lo llevó también a hablar con los representantes de los dos gobiernos latinoamericanos que tienen representación no permanente en el Consejo, Colombia y Guatemala.
El canciller realizó una conferencia de prensa con medios y representaciones de países amigos de Argentina, donde mostró esas fotos e imágenes que comprueban la mentada militarización británica.
En ese despliegue aparecieron el destructor clase 45, HMS Dauntless, los aviones de quinta generación (empleados por los ingleses en Irak, Afganistán y Libia), con misiles que pueden alcanzar el sur de Brasil. Y el punto crucial: se acusó a Londres de introducir armamento nuclear en la zona, antes y ahora. La potencia ocupante viola así los tratados internacionales como el de No Proliferación Nuclear de Tlatelolco, del que es firmante.
Timerman castigó otro flanco. El presupuesto del Reino Unido ha bajado en numerosos rubros, pero ha subido el gasto militar en Malvinas. El resultado concreto, según el disertante, es que allí se cuadriplicó la fuerza militar. 
Si la batalla por la soberanía del archipiélago se fuera a definir sólo por la política, habría que decir que Argentina ya ganó la pulseada. Es que frente a semejante despliegue de datos y aliados, el Reino Unido se limitó a contestar, secamente, por boca de su representante en la ONU, Mark Lyall Grant. Este burócrata, con cara de aburrido, dijo que no debía comentar el despliegue militar de su país pero que era un hecho conocido que submarinos británicos patrullan los mares del mundo. Indirectamente confirmó las denuncias del canciller argentino, quien había apuntado al submarino Vanguard.
Hasta aquí todo bien con la posición del Palacio San Martín. ¿Alguien podría no compartirla? Y sí. Hay gente que tiene una posición contraria, afín a la del Foreing Office o funcional a éste. Algunos la han trasuntado, al boicotear el acto político con la presidenta, casos de Mauricio
Macri, Eduardo Duhalde, Hermes Binner, Pino Solanas y Oscar Aguad, entre otros políticos. Otros lo expresan en notas periodísticas, como el ex vicecanciller de Menem, Andrés Cisneros.
Joaquín Morales Solá también criticó al gobierno en TN, diciendo que aún desde la retórica, esa política era similar a la que siguió la dictadura. Clarín y "La Nación" estaban muy preocupados por la carestía de la vida que supuestamente empezarían a sufrir los kelpers fruto del "bloqueo comercial".




Esto es tan así que la presidenta, junto con el apoyo social recibido dentro y afuera del país, puede estar ante un problema político el próximo 2 de abril. Se cumplen 30 años del breve desembarco. ¿Habrá reivindicación crítica de esos 73 días de soberanía en las islas? ¿O se considerará que esa recuperación fue una completa locura y debe ser repudiada como si fuera sinónimo de terrorismo de Estado?
Aún suponiendo que impere el equivocado criterio de rechazar al 2 de abril, el problema sigue en pie con sólo treinta días de diferencia. Es que el 2 de mayo de 1982, cuando fue hundido el ARA "Gral. Belgrano" mientras navegaba fuera de la "zona de exclusión", provocando 223 muertos argentinos, allí ya no había lugar para criticar la recuperación. "Hundidlo" dijo la Dama de Hierro, en escena refrescada por Meryl Streep. A partir de allí, aunque se siguiera denunciando que el "Operativo Rosario" había sido concebido por la Junta Militar para perpetuarse, sólo un acendrado espíritu antiargentino (léase cipayo) podía aconsejar que el fuego se dirigiera sobre las tropas argentinas. El blanco debía ser la flota fletada por la "Vieja Raposa" denostada por León Felipe.
Para estas circunstancias complejas y confusas viene bien releer a los próceres. San Martín, en su carta a Rosas, del 10/06/1839, le dice: "A aquellos argentinos que por un indigno espíritu de partido se unan al extranjero para humillar a su Patria y reducirla a una condición peor que la que sufríamos en tiempo de la dominación española; una tal felonía ni el sepulcro la puede hacer desaparecer". Tal cual, don José.
El apoyo a las demandas argentinas formuladas por el actual gobierno democrático, no es óbice para no puntualizar sus carencias en este tema. En Buenos Aires y Nueva York los anuncios de estos días no incluyeron ni una sanción a las empresas británicas que acá ganan fortunas con total tranquilidad, como si fueran sociedades anónimas de otro planeta. 

Leer todo = http://www.laarena.com.ar/opinion-el_reclamo_por_malvinas_es_fuerte__pero_no_faltan_aqui_amigos_de_londres-70583-111.html

No hay comentarios.: