domingo, 3 de abril de 2011

Presidenta Cristina Fernandez de Kirchner encabezó el acto por el día del veterano de Guerra

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó hoy que “no puede llamarse a un país nación si no reconoce a quienes murieron por ella”, y consideró “imprescindible que todos los argentinos hagamos el aprendizaje de comprender que la patria y sus derechos están por sobre toda circunstancia”. Al encabezar el acto oficial por el Día del Veterano y de los caídos en la Guerra de Malvinas, al cumplirse el 29no. aniversario del comienzo de aquel conflicto bélico, la Presidenta aseguró que seguirá “batallando incansablemente por lograr el reconocimiento de lo que es nuestra soberanía”



“A veces, cuando uno ha escuchado algunas autoridades británicas expresar preocupación (por un nuevo intento bélico argentino), parece una broma cuando uno los ve ante cada conflicto acosar a bombazos, y a nosotros que sólo participamos de misiones de paz, y que somos abanderados y ejemplo del mundo en materia de no proliferación nuclear”, sostuvo.


Y prosiguió: “Justo a nosotros, poner en duda siquiera la voluntad pacífica, y sobre todas las cosas, sujeta a la ley”.


La Presidenta recordó que en 1991, el entonces intendente de Río Gallegos Néstor Kirchner inauguraba un monumento a los caídos en ese miso lugar de la capital santacruceña.


“Creo que fue el tercer monumento en todo el país, porque eran tiempos en los que se quería ocultar y olvidar, un proceso de desmalvinización que comenzó el mismo día que trajeron prácticamente escondidos a los combatientes”, recordó.


Cristina comentó los apagones nocturnos que Río Gallegos sufría durante la guerra, en medio de la dictadura, y llamó a “diferenciar las cosas que ocurrieron y separar quiénes gobernaban bajo formas no democráticas del hecho en sí, que fue el ejercicio de la soberanía nacional y el rechazo al colonialismo que aún avergüenza a la humanidad”.


“Es imprescindible que todos los argentinos hagamos el duro aprendizaje de poder diferenciar las cosas y saber comprender que la patria y sus derechos están por sobre toda otra cualquier circunstancia”, enfatizó.


Además, consideró que “el mejor homenaje que podemos hacer a nuestros caídos en Malvinas” era ese mismo acto, con “Fuerzas Armadas y pueblo mezclados, unos junto a otros, banderas militares junto a banderas de los partidos y la de todos los argentinos”.


“Porque es en democracia y el respeto a la voluntad popular donde se puede construir la fortaleza para emprender las grandes gestas”, subrayó.


La Presidenta anunció que propondrá que una carta de un docente que fue como voluntario a la guerra sea leída en todas las escuelas del país en cada aniversario, y que los jefes de Estado extranjeros además de homenajear al libertador José de San Martín, entreguen flores y rindan tributo al cenotafio contiguo en honor a los caídos.


"Esto no nos convierte en una nación beligerante ni guerrera, al contrario, nos convierte en una nación con memoria y con honor”, y opinó que “el siglo XXI no va a ser el siglo de los que tengan las armas más poderosas”, sino que será el “de los países que logren mantenerse unidos y desarrollar ciencia e inteligencia”.


Junto a la Presidenta estaban los gobernadores de Santa Cruz, Daniel Peralta, y de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos, y los ministros Antonio Puricelli (Defensa), Julián Domínguez (Agricultura), Alicia Kirchner (Desarrollo Social), Juan Manzur (Salud), Julio Alak (Justicia) y Alberto Sileoni (Educación).


También los secretarios de Legal y Técnica, Carlos Zannini, de Comercio, Guillermo Moreno, de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde, de Cultura, Jorge Coscia, el senador Daniel Filmus y el secretario de DD.HH. de la CGT, Julio Piumato

No hay comentarios.: