El diario Canalla

El diario Canalla
Escritos y difundidos por otros canallas

jueves, 28 de mayo de 2009

La última de Clarín


EL GOBIERNO ES NAZI

El sistema colonial sólo puede ser impuesto y consolidado si se apoya en el éxito de una doble empresa: distorsionar económica y socialmente a la Argentina y, al mismo tiempo, deformar el alma de la comunidad desarticulando su proceso histórico. En este punto, la falsificación de los episodios que se suceden día a día en nuestra vida como país cobra inusitada relevancia. Y es que el peronismo, de acuerdo a su concepción original, no puede participar del juego que organizan los gerentes del Gobierno Mundial. En tanto movimiento nacional y social con eje central en el desarrollo de la dignidad humana y no en la del mercado (que por otra parte carece de dignidad), es rechazado por el poder multi-imperial porque su filosofía de vida va contra todos sus fundamentos de supervivencia.

En el terreno de la información hoy se estableció una verdadera dictadura que se encarga de tergiversar la realidad. Es oprobioso, porque los medios de alcance masivo metodizaron uno de los esquemas más aberrantes que puedan existir en el ida y vuelta de la comunicación humana basada en el principio de la ética periodística: no muestran lo que importa y es decisivo para el conocimiento profundo de lo que somos y nos pasa, y sí “ficcionalizan” o novelan historias que omiten lo real. De esta manera, las mentes de la comunidad resultan diariamente secuestradas y embargadas por un hábito que prolifera cada vez más en los medios de comunicación: la manipulación informativa y la adulteración de los hechos noticiosos.

El lunes 18 de mayo, Clarín dio cuenta en su tapa y en la apertura de la sección Política del “ataque” de un grupo piquetero contra miembros de la colectividad judía que celebraban el aniversario de Israel. En primer lugar habría que discutir eso de “ataque”: 10 ó 15 militantes armados con un par de palos manifestando contra un millar de personas custodiadas por profesionales armados hasta los dientes. Al respecto, todo el mundo conoce el enorme despliegue y utilización de agentes de seguridad civiles que rodea a cualquier acto de la colectividad.

Pero vayamos a lo importante. ¿Cómo trabajó la noticia Clarín?

A) Fue un ataque antisemita (no una manifestación contra la política del gobierno del Estado de Israel).

B) Fue perpetrado por piqueteros vinculados a los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner y Daniel Scioli, porque reciben planes de ayuda del Estado.

Conclusión: el Gobierno argentino alienta el antisemitismo. O sea: es nazi.

Con la información “clarinetizada”, esta nueva demostración de la supervivencia del nazismo en la Argentina (gracias a que Perón trajo a los criminales de guerra, como nos suelen recordar Santo Biassatti, Román Lejtman, Chiche Gelblung y tantos otros en sus espacios periodísticos), generó repudios desde todos los sectores nacionales e internacionales. Es que el mismo embajador israelí en Buenos Aires, Daniel Gazit, afirmó con la complacencia de la mayoría de los medios que “pudieron haberme matado”.

Mientras Carrió corrió presurosa hacia la sede de la DAIA, para expresar la condena al “atentado”, Clarín siguió alimentando la novela. “El grupo que atacó el acto por Israel maneja 800 planes sociales”, alertó desde la tapa de la edición del jueves 21. He allí la prueba contundente de que estos piqueteros fueron entrenados en los subsuelos de la Casa Rosada por ex jerarcas de las SS, a los que la ANSeS les paga una jubilación para formarlos y entrenarlos en técnicas de persecución.

Habría que preguntarle a Clarín por qué mejor no investiga las empresas del sionismo; los sectores de la Argentina que domina; y qué cantidad de periodistas maneja, no con planes sociales de $ 150 sino con publicidades, sobres de dinero y otras especies. Pero claro, es imposible que el Grupo se investigue a sí mismo.

Claudio Díaz (es el de la foto que se adjunta,el siguiente post,lo hallará enwww.quetepasaclarin.com)

No hay comentarios.: