LA MALINCHE

miércoles, 3 de diciembre de 2008

Invitación a brindar por un patriota olvidado


El primero que se atrevió a ser argentino

Por Eduardo Rosa

El 2 de diciembre de 1810 llega un jinete a Buenos Aires. Es un oficial trayendo una bandera española y la noticia de la victoria de Suipacha. Era la primera victoria militar de la flamante “desobediencia” del 25 de Mayo. No hubo festejos, solo algarabía popular en la calle. Pero la noche del 5 se hizo una comida en el cuartel de Patricios que habría de tener una inesperada repercusión.

Se ha hecho una leyenda de esos incidentes triviales aprovechados para una derivación política. Es erróneo pensar que el centinela de la entrada le impidiese expresamente el acceso a Moreno. Moreno no asistía jamás a fiestas ni convites, y al sarao podían ir los militares en actividad o retirados con sus familias.

No hay comentarios.: