viernes, 2 de enero de 2009

Bloqueo informativo y asesinato de otro reportero por parte de Israel en Gaza

Quizás no resulte justo subrayar el fallecimiento de otro compañero periodista en estos momentos en que la franja de Gaza se ha convertido otra vez en un gran campo de muerte y devastación.

Porque al menos Hamza Shahin murió haciendo su trabajo, yendo a buscar la noticia, y no de forma impune, brutal e inesperada como tantos ancianos, mujeres y niños lo han hecho en estos días y lo seguirán haciendo, ya que Israel afirma una y otra vez que no desea tregua alguna, ni siquiera la de 48 horas que propuso Francia para el ingreso de ayuda humanitaria, y que irá hasta el final.

Hamza tenía 21 años. Trabajaba como cámara para la agencia Shehab Media. El 7 de diciembre se encontraba en Beit Hanún cuando resultó herido durante un ataque perpetrado por Israel, aunque aún seguía en pie la tregua con Hamás.

Tras permanecer en la UVI del hospital Al Shifa perdió la vida el pasado viernes, justamente cuando el Tsahal comenzaba su actual ofensiva, y las salas del centro médico se llenaban de nuevos heridos y muertos.

Aidan White, secretario general de la Federación Internacional de Periodistas, pidió a Israel que respete la resolución 1738 de Naciones Unidas sobre la protección de periodistas en conflictos armados.

Ocho compañeros muertos

El anterior reportero en morir en Gaza fue Fadel Shana, cámara de Reuters. Recibió una descarga de flechettes por parte de un tanque Merkava en el mes de abril. Armamento cuyo empleo en zonas altamente pobladas fue condenado en su momento por Huma Rights Watch, ya que despliega cientos de dardos de metal por el aire.

La muerte de Shana fue antecedida por la de Imad Ghanem, cámara de televisión que retrataba cómo sacaban a heridos del campo de refugiados de Bureij cuando fue asesinado en julio de 2007.

Desde 2001, ocho periodistas han muerto a manos de las fuerzas militares hebreas. El más sonado de todos fue el caso de James Miller, que tuvo la desgracia de filmar su propio asesinato.

Aunque el francotirador beduino responsable del disparo no recibió castigo alguno, la familia de Miller, en un hecho sin precedentes, fue indemnizada por el gobierno de Israel, algo que no ha sucedido con las familias de los profesionales palestinos.

Censurar a los periodistas

Aidan White, además de la condena a la muerte de Hamza, aprovechó para exigir a Israel, que controla las fronteras de Gaza, que deje entrar a los periodistas extranjeros.

Un bloqueo informativo que ya hemos condenado en este espacio, al igual que lo han hecho tantos otros compañeros, que comienza en el aeropuerto Ben Gurión para terminar en el paso de Erez, puerta de acceso a la franja.

Una censura que se ha vuelto más férrea a lo largo del último año y que, como informa Haaretz, ha generado reiteradas protestas de la Asociación Israelí de Prensa Extranjera y de los directivos de CNN, BBC, New Tork Times y ABC:

Quienes defienden las acciones de Israel argumentando que se trata de la única democracia en la región, quizás deberían presionar al gobierno de Tel Aviv para que nos abra las puertas a los periodistas, que tenemos el derecho inalienable de estar donde se produce la noticia. Y a los líderes hebreos que tengan la valentía de aceptar todas las consecuencias de sus desproporcionadas y brutales acciones en Gaza, testigos incluídos.

Pero desde el momento mismo en que Israel pasa años sin dejar salir a los habitantes de Gaza, al tiempo en que limita al máximo el acceso de alimentos, medicinas y combustible violando la Cuarta Convención de Ginebra, y restringe la libertad de movimiento de los habitantes de Cisjordania, el concepto de democracia queda en flagrante entredicho.

por Hernan Zin-puede hacer enlace con su blog 20 minutos,viaje a la guerra a la derecha del presente blog en mi lista favorita-

No hay comentarios.: