sábado, 17 de diciembre de 2011

Londres le pide "explicaciones" a Montevideo

El embajador británico en Uruguay, Patrick Mullee, solicitó una entrevista con el canciller oriental Luis Almagro para "discutir en forma urgente (...) la significación" de la decisión soberana en apoyo del reclamo argentino sobre las islas del Atlántico sur que el presidente José Pepe Mujica tomó al impedir el ingreso a sus puertos de barcos que lleven la bandera de las Islas Malvinas

La información fue confirmada por la prensa local, que citó a "fuentes diplomáticas británicas" para conocer el malestar que generó al gobierno de David Cameron la decisión de Mujica, similar a otra que había tomado en agosto de este año y que fue agradecida por la presidenta Cristina Kirchner.
Ayer, la Secretaría de Comunicación de Presidencia del Uruguay emitió un comunicado en el que el "Pepe" afirmaba que su decisión fue autónoma y que "no hubo exigencia alguna del gobierno argentino para rechazar el ingreso de buques con bandera inglesa, como se informara erróneamente en un medio de comunicación". Por el contrario, añadió, "existe una definición política para que no se permita el ingreso a puertos uruguayos de buques que utilicen bandera de las Islas Malvinas, cuya soberanía es reclamada por Argentina con el apoyo de Uruguay".
Tras el comunicado, Almagro amplió las razones de la determinación al explicar que el año pasado “se aprobó, de acuerdo con la normativa internacional e interna de los países, la pertinencia o no de recibir barcos con bandera de Malvinas en los puertos sudamericanos”, por lo tanto concluyó: “Si somos consistentes con nuestro posicionamiento político de que las Malvinas constituyen el último enclave colonial europeo en América latina, definitivamente tenemos que tener una posición respecto de barcos que tengan esa bandera”.

No hay comentarios.: