LA MALINCHE

martes, 28 de junio de 2011

El Reino Unido amenazó con usar la fuerza para defender Malvinas


La advertencia se produjo en el marco de una escalada que apunta a desoír el pedido internacional para que se reanuden las negociaciones por la soberanía. La Cancillería Argentina rechazó “enérgicamente” esas declaraciones.
 A pocos días de que la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Comité de Descolonización de la Organización de Naciones Unidas (ONU)  reiterara su llamado para que la Argentina y Gran Bretaña se sienten en la mesa de negociación para hallar una salida política a la disputa por la soberanía de las Islas Malvinas, un alto funcionario británico echó por tierra nuevamente cualquier probabilidad de diálogo y hasta azuzó la posibilidad de un nuevo conflicto armado entre ambas naciones.
Liam Fox, ministro de Defensa del gobierno encabezado por el primer ministro David Cameron, aseguró ayer que “los políticos al otro lado del mundo pueden cansarse lo que quieran pero no cambiarán nuestra resolución política de retener la independencia y soberanía de las Islas Malvinas, de ir en su defensa y mantener la disuasión lo mejor que podamos”. En esa línea, Fox advirtió: “Ya tenemos (aviones de combate) Typhoons estacionados en la zona y enviamos un mensaje muy claro de que tenemos el poder naval si fuera necesario y el compromiso de garantizar que las Malvinas se mantendrán libres y su pueblo disfrutará de la liberación por la que luchamos tan duro hace 30 años.”
Aunque el gobierno argentino viene bregando desde hace décadas por el diálogo y el cumplimiento de la Resolución 2065 de la ONU que insta a la Argentina y a Gran Bretaña “a proseguir sin demora las negociaciones recomendadas por el Comité Especial”, Fox atribuyó la nueva escalada verbal a las próximas elecciones presidenciales.
La respuesta del gobierno nacional no se hizo esperar. A través de un comunicado, la cartera que conduce Héctor Timerman rechazó “enérgicamente las lamentables declaraciones del ministro de Defensa británico, Liam Fox”, y entendió que “el Reino Unido continúa demostrando su desprecio por el Derecho Internacional al desoír los reiterados llamados de la comunidad internacional a sentarse a negociar con la Argentina para resolver la disputa de soberanía”.
La Cancillería recordó además que en las últimas semanas el Comité Especial de Descolonización  y la Asamblea General de la OEA renovaron este reclamo.
Luego de que el primer ministro británico David Cameron asegurara que la soberanía de las Islas Malvinas no era “negociable” e intentara decretar un “punto final” sobre la disputa, la presidenta Cristina Fernández le respondió desde un acto en Misiones con dureza. Calificó al Reino Unido como “una burda potencia colonial en decadencia”, y consideró que las palabras del premier británico habían sido “un gesto de mediocridad y casi de estupidez”.
En diálogo con Tiempo Argentino, el diputado nacional y vicepresidente de la Comisión de Relaciones Exteriores y Culto, Ruperto Godoy, rechazó las declaraciones de Fox y “la manifiesta actitud militarista de Gran Bretaña que contrasta con la actitud pacífica de la Argentina llamando a que cumpla con las resoluciones de Naciones Unidas”.
A la hora de explicar la escalada en el discurso británico, Godoy, quien acompañó el martes pasado a Timerman al Comité de Descolonización junto a otros legisladores, consideró que se debe “al creciente apoyo al reclamo argentino en la comunidad internacional.” “Hace poco estuvimos en el Comité de Descolonización donde se firmó una resolución de manera unánime, la firmaron países como China, Rusia y por supuesto, todos los latinoamericanos, para que se cumpla con la resolución y se negocie una solución pacífica y duradera”, explicó Godoy, y concluyó: “La actitud de irritación de los británicos tiene que ver con el creciente nivel de adhesión y solidaridad que está obteniendo la Argentina en la comunidad internacional.” Recordó además el respaldo de la OEA, a la que integran todos los países americanos, entre ellos los Estados Unidos, un aliado vital para Londres.
Finalmente, la Cancillería ratificó que “la Argentina no aceptará provocaciones belicistas (...) y continuará cumpliendo con sus obligaciones como miembro responsable de la comunidad internacional, actitud que contrasta con la del Reino Unido, que escudándose en sus privilegios como miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, se considera exento de respetar sus obligaciones de conformidad con la Carta de la ONU de resolver las controversias por medios pacíficos”.

No hay comentarios.: