El diario Canalla

El diario Canalla
Escritos y difundidos por otros canallas

lunes, 22 de septiembre de 2014

La Furia y los Porqué -(de golpear al Estado )-

Por Mempo Giardinelli
Esta semana quedó claro que se agudiza la obsesión por desplazar al Gobierno. No lo llamen nuevo intento golpista, si quieren, pero cuando el sol brilla en el cielo es que el día está soleado.
Y además hay que comprender la furia y el resentimiento, desde luego. Que no se justifican, como jamás se justifica el odio, pero se entienden ciertos sentimientos. Como los que parecen inspirar ahora a los así llamados sectores concentrados de la economía, los poderosos y siempre dispersos grupos empresarios, algunos de sus sindicalistas servidores y una larga lista de especuladores ahora llamados buitres locales.
Evidentemente asistidos por genuinos halcones domiciliados en Nueva York, todos ellos están pisando fuerte los aceleradores para que el molesto camión llamado kirchnerismo se estrelle y vuele en pedazos y los deje tranquilos en el arduo trabajo de incrementar sus siempre grandes y sagradas ganancias.
Y es que si un gobierno los provoca, en su lógica ellos no tienen más remedio que responder. Y vaya que el Gobierno los viene provocando. Vean nomás todo lo que ha hecho y sigue haciendo esa señora, que ahora ordena sancionar por el Congreso una ley que pone límites a los abusos empresarios y demás especulaciones antipopulares. Y a quién le importa si la mayoría legislativa que tienen es legítima y constitucional. Igualmente será combatida mediante jueces amigos porque, en este país, vamos, a nadie se le niega una cautelar.
Además descubren ahora más de 3000 cuentas secretas de argentinos en bancos suizos, que la AFIP está empezando a investigar. Habrase visto semejante osadía. Y encima ella sigue denunciando –aunque solamente denuncia– las retenciones especulativas de granos. Y ya sabemos que se enfrenta desde hace años a las grandes corporaciones mediáticas y a las poderosas corporaciones del agro y de la industria, con lo que sólo genera odio y se gana horribles apelativos equinos. Y todo eso en el marco de una política exterior de reafirmación de arcaicas retóricas llamadas soberanía e independencia, con lo que nos ha sacado del mundo que siempre conocimos y admiramos para hacernos formar parte de nuevos y sospechosos colectivos internacionales.
Y además de ademases, para completar el repertorio de provocaciones, sigue buscando modos de profundizar sus demagógicas políticas de inclusión social, mediante planes de construcción de decenas de miles de casas de interés social; de adquisición de automóviles con créditos blandos; de actualizaciones constantes a millones de jubilados.
Y encima todo eso lo hace soportando el ataque de honrados inversores, extranjeros y locales, que no hesitan en acudir a un juez amigo y que pone las cosas en su lugar, pero ella no hace caso, seguramente influenciada por “ese chico” insolente que tiene como ministro de Economía.

No hay comentarios.: