martes, 20 de agosto de 2013

EXPLOSIVA DECLARACIÓN DEL EX MINISTRO DE ECONOMÍA DE LA GESTIÓN CÓCCARO

Llama la atención que pocos medios se hicieron eco de ésta noticia...algunos se dedican a publicar los editoriales del diario La Nación..titulando sugestivamente que ser empleado público es un delito..sin mencionar lasd crisis en la que nuestro pueblo a sido sumergida por precisamente por empresarios mediáticos entre el diario La Nación..pero en fin cumplimos aquí una declaración de un ex-Ministro de Economía..y ex-apoderado de la Empresa Coccaro,..durante elgobierno de Hugo Omar Coccaro..
El ex funcionario está acusado junto a otras siete personas de participar de la maniobra mediante la que se pagaron $1,7 millones en Letras por servicios e insumos nunca prestados al Estado. Ayer prestó declaración indagatoria en el inicio del juicio, y reveló que para zafar del enjuiciamiento le pagó a un abogado con contactos dentro de la Justicia. Y dijo que el letrado lo engañó
“Me hago cargo, yo estaba al tanto de todo. Me propusieron el negocio para sacar la plata y lo hice”, confesó el ex titular de Hacienda sobre su participación en el fraude.
El ex ministro de Economía de la Provincia, Horacio Sosa, reveló ayer que pagó 300 mil pesos para comprar impunidad judicial en el caso del escándalo de las Letras de Tesorería por el que está siendo juzgado, y que “dos funcionarios políticos”, a los que no identificó, le ofrecieron zafar del enjuiciamiento si “entregaba” al ex gobernador Hugo Cóccaro.
Sosa prestó declaración indagatoria ante el Tribunal Oral en lo Criminal de Ushuaia que lo juzga desde ayer junto a otros siete imputados en la denominada “causa Arrébola”, la primera y más emblemática donde se investiga el pago de 1,7 millones de pesos en Letras por insumos informáticos nunca proveídos al Estado.
En ese contexto, el ex funcionario explicó que cuando el caso comenzó a investigarse en 2008, fue a buscar asesoramiento jurídico al estudio del abogado Julio Miraballes, a quien conocía porque había trabajado para él en la función pública.
Según Sosa, en lugar de indicarle una estrategia de defensa, el abogado le aseguró que podía comprar a la Justicia, y que para ello tenía que reunirse con “un juez” en “un complejo” de la ciudad balnearia de Cariló y entregarle 300 mil pesos.
El ex ministro sostuvo que le entregó el dinero a Miraballes, de ahorros propios que tenía en dólares y que convirtió a pesos, y que un tiempo después el letrado le dijo que “ya estaba todo arreglado” y que ahora tenía que ir a ver al abogado Luis Felipe Ricca, ex juez de Cámara de la Provincia que renunció al revelarse su pasado ligado con la mafia brasileña.
Siempre según la declaración de Sosa, cuando Ricca lo recibió, le confirmó que “nada se había arreglado” y que lo único que iba a hacer él era defenderlo en el proceso. También le recomendó no contar lo de Miraballes porque “en la Justicia eran muy sensibles y se iban a poner peor”.
Una vez conocidos los pormenores del caso, Ricca le terminó aconsejando a Sosa en 2010 “hablar con el fiscal” para reconocer su participación en el caso y lograr así la imposición de una pena menor, algo que “finalmente hice y por eso declaré”, admitió Sosa ayer en el juicio.
El ex titular de Economía también aludió a otra “propuesta” que le habrían hechos “dos ex funcionarios” para evitar ser juzgado. Dijo que uno de esos funcionarios ya había fallecido, y que sobre el otro no iba a dar el nombre porque la gestión que le propusieron “nunca se llevó a cabo”.
No obstante, aclaró que estas personas le habían ofrecido una salida para su situación judicial, si “entregaba al ex gobernador (Hugo) Cóccaro”.
“Estaba al tanto de todo”
En su declaración de cincuenta y ocho minutos ante los jueces del tribunal oral, Sosa volvió a confesarse como partícipe de la defraudación con Letras de Tesorería.
“Me hago cargo, yo estaba al tanto de todo. Me propusieron el negocio para sacar la plata y lo hice. Yo repartí las Letras. Los expedientes se armaron como un relámpago, en tiempo récord. Dentro del Gobierno se conocía a estos expedientes con el apodo de “media naranja”, reconoció el ex funcionario con total naturalidad.
Sosa explicó que durante tres años y medio estuvo en el IPRA, y que en los últimos 40 días de la gestión Cóccaro fue convocado para ser ministro porque “los funcionarios renunciaban a cada rato”.
“Fui a Obras Públicas pero también estuve a cargo de Gobierno, de Educación, de Salud y de Economía. A Cóccaro lo conocía porque trabajé para su constructora Cóccaro Hermanos, de la que llegué a ser apoderado”, relató.
Sosa dijo que “el negocio” de las Letras se lo propuso la ex agente contratada Mariela Dana, aunque además implicó directamente al ex Tesorero y Contador General de la Gobernación, Alfredo Iglesias, al ex director contable del Ministerio de Economía, Horacio Medone, a la empleada María Lorenza Moreno, y al comerciante Ariel Arrébola, a quien acusó de saber “todo lo que se iba a hacer”, y de haber entregado “facturas vencidas de su negocio” para que fueran incorporadas a los expedientes por operaciones ficticias.
En cambio, el ex ministro pareció querer despegar de la operatoria al ex secretario de Contrataciones y Suministros, José Mallemaci, y a su segundo, Juan Eduardo Galego, a quien dijo haber involucrado en declaraciones anteriores por consejo de su ex abogado Ricca, en el marco de una estrategia de defensa.
El ex funcionario reconoció haber cobrado para sí una sola letra de 100 mil pesos, y repitió que la mayoría las cobró Arrébola.
La Justicia tiene por demostrado que de la erogación total de 1,7 millones de pesos, se presentaron y se cobraron en el Banco de la Provincia cinco letras de 100 mil pesos, mientras que el resto fueron vendidas y compradas por intermediarios por afuera del circuito oficial, lo que dio origen a otra causa paralela por encubrimiento y lavado de activos.
A su turno, el ex comerciante Arrébola (que también prestó declaración indagatoria ayer) había acusado a Sosa de ofrecerle el negocio y dijo que hasta después de consumado él pensó que se trataba de operaciones legales.
“Yo entregué el talonario en blanco. No me fijé si estaba vencido. Era para prestar el nombre. Después entendí que la mercadería nunca se iba a entregar”, confesó el ex dueño de Compu Line, antes de relatar cómo viajó a Ushuaia para recibir las letras el último día de Cóccaro en el poder, cómo Medone lo ayudó a confeccionarlas y él terminó cobrando algunos de los títulos, aunque precisando que sólo se quedó con el importe de dos de las letras por unos 200 mil pesos.
Arrébola reafirmó que al darse cuenta del perjuicio que había ocasionado al Estado, devolvió 60 mil pesos y un terreno de Río Grande que está embargado por la Justicia.

No hay comentarios.: