LA MALINCHE

martes, 15 de septiembre de 2015

Señores de la guerra junto con buitres incursionan en la venta de medicamentos En la Argentina perdieron

(Esta Noticia no la vas a ver en los medios oligopòlicos,dado que son socios del cretinismo desemsurado de la codicia de unos pocos fabricantes de muerte.)

La aparición de un nuevo fármaco que cura la hepatitis C desnudó la codicia sin límites de la industria farmacéutica por su decisión de cobrar 86 mil euros el tratamiento con esa droga. La enfermedad es la más grave de las patologías hepáticas y suele ser pasible de trasplante de hígado. La cura requiere tres meses de suministro de un producto denominado Sofosbuvir que se cobra a precio exorbitante.
El medicamento fue desarrollado por un investigador egipcio que estaba trabajando sobre nuevas formas asociativas para el tratamiento del HIV. Fue cuando observó que los pacientes de HIV que tenían hepatitis C, curaban esa enfermedad a los pocos meses del tratamiento. Así llegó al desarrollo integral del fármaco curativo, investigación que publicó en revistas científicas dejando testimonio del avance obtenido.
El médico egipcio recibió prontamente la visita de los representantes de un Laboratorio que le hizo una propuesta de compra de la patente del remedio. El propietario de la empresa compradora es el ex  Secretario de Defensa de Estados Unidos Donald Rumsfeld y tiene como uno de sus socios mayoritarios al Fondo de Inversión MNL de Paul Singer.
 La propuesta de compra fue por 11.200 millones de dólares, suma sideral que navega en un mar de cuentas bancarias de improbable comprobación. Lo cierto es que la adquisición le permitió a la empresa de Rumsfeld-Singer ganar 14 mil millones de dólares en el primer año de venta.
El precio de venta puesto al fármaco limita su acceso a la mayoría de quienes padecen la enfermedad, discriminación que originó en Europa un debate sobre el medicamento como bien social.
En la Argentina fue ofrecido a U$S 1000 el comprimido para un tratamiento consistente en la toma diaria de un comprimido durante 90 días, es decir, U$S 90 mil por paciente. El costo de esa oferta representaba un gasto similar a tres presupuestos anuales  completos de Salud Pública y fue rechazada por el Ministro Daniel Gollan.


LEERTODO

No hay comentarios.: