ejercer la Memoria

ejercer la Memoria
nos salvarà

jueves, 13 de agosto de 2015

IPAUSS,Abandono,ESTADO DE DERECHO..La Teorìa del Caos..en su mejor expresiòn..




Hace un tiempo abandonè un poco èste espacio..Un poco decepcionado , cansado.. de la sociedad que nos toca vivir..Agotado un poco de que la solidaridad pase por donar cosas.." que no nos sirven,..de que el gobierno èsto, o aquello, comerciantes quejosos que hablan de sus" impuestos..pero que evaden a como dè lugar,.. Se quejan de los Hospitales abandonados, falta de personal..mèdicos,..pero los millonarios acuerdos de prestaciòn son para los privados en u monopolio compuesto por dos familias..sì dos familias, donde la caja Pùblica..de los empleados Pùblicos administrada por empleados pùblicos.. representantes de los trabajadores Pùblicos.. todos su dinero a las clìnicas privadas,..un IPAUSS..(que es la caja de jubilaciones) donde no hay control alguno, en la ôptica..vas te artienden cuando quieren,..como quieren,..y no te dan recibo alguno por la prestaciòn, salvo un papelito , pero donde va el efectivo nadie sabe,..o se presume que en algun bolsillo que no es la caja..La farmacia atiende para "derivar",a otras farmacias cuyos costos son elevadìsimos en la privado.. si te encuentran un error burocràtico,hay que deambular para subsanarlo,y en las auditorìas mèdicas te autorizan cualquier cosa.. en los hospitales existìan oficinas del IPAUSS,pero un director los echò.,...
(quiero aclarar que no soy empleado pùblico..sì estoy casado con alguien que dio 35 años de su vida a la Salud)
.Pràcticamente hay que disfrazarse de rambo..para que te den alguna soluciòn..personas que se acogen al beneficio de la jubilaciòn luego de 30 años de trabajo activo..en lugar de alegrarse se deprimen,sumergidos en una voràgine burocràtica..

Desde el estado administrativo el descontrol es alarmante,..te cambian las oficinas de domicilio como de sillas..en recursos humanos nadie sabe por que està ahì..demoran meses una certificaciòn, con una excusa delirante "Existe una sola persona para certificaciòn en Ushuaia".( como sino supièramos la cantidad de empleados ociosos que existen el el estado fueguino).la liquidaciòn final del Gobierno duerme en la predisposiciòn del empleado de turno..o de la gobernadora que no agiliza los tràmites e quienes prestaron servicio..

Y,.. asì en todos los ôrdenes de la Administraciòn Pùblica...Por eso me pregunto donde esta el compromiso del trabajador pùblico para sus pares,..O sòlo vale su situaciòn persona..No se preguntan por que faltan profesionales è insumos en los Hospitales ..? Por falta e solidaridad del propio IPAUSS, monstruosa caja de Activos y Pasivos que se dilapidan..y pasan el tiempo acusandose de todo al oro,pero de soluciòn ninguna..Donde quedo la moralidad responsable ..? la moral solidaria..?..O le simporta poco que el conjunto de la sociedad Argentina sostiene a los organismos pùblicos..para que al menos sean eficientes, con sistemas solidarios àra la salud, y educaciòn, al menos..ni halemos de la Justicia que es un SPA de funcionarios donde el destrato es condiciòn cinequanon cuando requerìs sus servicios...

Entonces estimada sociedad vivimos en democracia pero debemos ser celosos de protegerla, y asì, asì nos vamos derecho a que los Brutos nos gobiernen con el ùnico derecho que conocen que es por medio de la Fuerza..

Fuerza que ustedes hacen por destruir todo lo logrado..

Y a continuaciòn agrego en el dìa de hoy una reflexiòn de un hombre al que respeto, pero sobre todas las cosas posee una haiblidad ùnica de expresar claramente lo que nos pasa.. Acudimos al compañero DR.Adrian de Antueno,legislador mandato cumplido,que nos deberìa hacer detener un poco en el tiempo y reflexionar cuales son nuestros deberes y obligaciones en democracia..Por que la anarquìa nos conduce al abismo de los Brutos..








POR LA FUERZA O ABANDONO DEL ESTADO DE DERECHO
Quien esto escribe, por su edad que no es un mérito, ha vivido casi toda su infancia y juventud bajo gobiernos de facto, es decir de hecho, sin origen legítimo ni con apego o cumplimiento de la Constitución Nacional. Todo lo contrario, vulnerándola y haciendo lo propio con todas las garantías individuales y colectivas de la Nación y su pueblo.
Luchamos desde muy jóvenes por restablecer esas garantías que nos posibilitara a TODOS vivir, vivir en términos biológicos primero y fundamentalmente respetándonos los unos a los otros, lógicamente bajo el amparo de la Ley como premisa esencial para convivir, crecer, y formar una comunidad que se precie de serlo.
Han pasado desde el restablecimiento de la democracia en 1983, casi treinta y dos años. No es poco, aunque para los argentinos es mucho viendo nuestras performances anteriores. ¡Bien por ello!
Votar es la base práctica y participativa para la sustentación del sistema político en el cual decimos creer, es decir elegir o ser elegido para asumir las responsabilidades o funciones máximas de conducción del Estado en cumplimiento de la normas que nos rigen, esto es cumpliendo derechos y obligaciones.
Eso está claro?
Ahora bien, elecciones hay bastante seguido, por cierto en 2015 estamos en un año electoral con cuatro o cinco sufragios, que se reiteran cada cuatro años con intermedias cada dos, lo que significa que prácticamente siempre estemos votando. Esto no falla, se cumple rigurosamente.
¡Bien por ello!
Pero lo que se puede apreciar y justipreciar, dado el tiempo transcurrido (hice mención a los 32 años de democracia) es que con las autoridades ya elegidas, cualesquiera que sean sin distinción de su ideario político, rápidamente se produce un “desencanto” o un “desencuentro” real o inducido, que parece nos habilita a los electores a no cumplir la Ley, a vulnerarla, a desacreditar a los electos funcionarios y a las instituciones que conforman y a ambos, funcionarios e instituciones, dejándolos despojados de capacidad para hacerse respetar y hacer obedecer no sólo su autoridad sino la Ley misma.
¡Por el camino de la anomia, vamos mal!
Para muestra, dicen, sobra un botón y si se sirven pensar cada uno por sí mismo, sin prejuicios ni posturas tendenciosas verán que nos maltratamos los unos a los otros aun conociéndonos de siempre, y siendo vecinos en Ushuaia por lo menos, nos maltratamos y desairamos a la autoridad pública, como si dichas conductas privadas y públicas no tuvieran consecuencias tarde o temprano.
¡Intolerancia a falta de argumentos!
Hoy el Banco de la Provincia, para ir al meollo, estaba atestado de ciudadanos comunes, incómodos por las esperas, por los días inhábiles que acumulan las transacciones y movimientos comerciales, los vencimientos para pagos de servicios, tarjetas y créditos, cobro de sueldos y beneficios sociales, etc. Y todos angustiados, sorprendidos por carteles que indicaban que a las 12,00 hs. Se cortaba la atención al público.
¡Y se cortó la atención al público!
La medida ilegal se llevó a cabo sin miramiento alguno, sin contemplación de causa o motivo, a los que pugnaban por ingresar se les impidió el acceso y a los que estábamos dentro del Banco, cuando nos tocaba el turno después de horas de espera, nos intimaron a salir.
La razón del atropello presentada como medida de fuerza, carece tanto de razón como de legalidad.
!Sólo se usó la fuerza y la prepotencia!
Recordando aquellas sinrazones que tanto combatimos antes de 1983, hace treinta y dos años y viendo hoy a los que la llevaban adelante me llevaron a reflexionar si no tenían edad para saber?, para darse cuenta?, para medir lo que estaban haciendo?.
La mayoría de los empleados bancarios, los docentes, los judiciales, los legislativos no vivió lo que trágicamente recordamos los mayores? O, porque son jóvenes y no sufrieron la violencia indiscriminada piensan que en democracia sí se puede privar de derechos y hacer abuso de la fuerza?
Cuando me retiraba, indignado y violentado, le reproché tal actitud al encargado de sostener la puerta para que saliéramos mientras evitaba que nadie ingresara y le pregunté su “fundamento”, a lo que contestó que se había presentado un proyecto de modificación del sistema previsional en la Legislatura.
¡Bien ahí tenemos Legislatura ¡, me contenté.
Pero… no pueden presentar proyectos, ni siquiera quienes fueron elegidos para hacerlo?. O sólo si algún sector de la población no está de acuerdo?, en qué ámbito entonces y con qué reglas se van a modificar, actualizar, corregir o elaborar las leyes que nos rigen?.
¿La del IPAUSS que tiene una Ley (865) creando una Comisión Especial, o tantas otras?
Como se trata del tema previsional, lo que está en cuestión por estos días y lo que le ocurre al IPAUSS nos incumbe directamente a quienes ya estamos jubilados, es que opino y lo hago sin haber cobrado (lo que sería mi justo derecho) dos meses seguidos.
¡Y con amparo judicial aprobado !
Pero pienso y actúo como corresponde constitucionalmente, no sin bronca ni impotencia pero, sin uso de la fuerza o recurriendo a acciones directas, confío que se dirimirá el tema entre los quince representantes del pueblo en funciones o electos. NO en el Banco, ni en las escuelas, ni en los tribunales, porque no corresponde.
¡Si en la Legislatura, debatiendo!
No hay razón fundada para sostener un paro de actividades que interrumpa u obstruya la educación, la salud, el comercio, el normal funcionamiento del gobierno en sus ámbitos legislativo y ejecutivo e involucrando hasta la justicia.
¡No la hay¡
Como tampoco debe avalarse porque no hubo razón fundada - hace ya más de dos años- ni la habrá, para irrumpir en la Casa de Gobierno, pasando por encima a los golpes sobre la policía, para hacerse de los bienes públicos y particulares, quemar instalaciones, atrincherarse y amenazar con más uso de la fuerza como en el día de hoy, para dirimir un reclamo o una postura gremial.
¡No en democracia!
Pero lo que definitivamente debilita el Estado de Derecho es que las autoridades elegidas democráticamente se vean impedidas por medidas de fuerza ilegales, o por propia y pública impericia y no puedan ejercer sus funciones haciendo cumplir la Constitución para garantizar nuestros derechos.
¡Los derechos de TODOS!
No los de los pasivos o los activos del IPAUSS como si fuéramos el universo fueguino.
Votamos porque estamos en democracia y dispuestos a cumplir con nuestras obligaciones y valernos de nuestros derechos, o votamos para luego hacernos valer por la fuerza violentando los derechos públicos y privados?
Pues bien, así las cosas, sigamos votando, pero sería oportuno saber...

¿Para qué el Estado de Derecho?

No hay comentarios.: