El diario Canalla

El diario Canalla
Escritos y difundidos por otros canallas

sábado, 18 de septiembre de 2010

Crece la presión extranjera sobre la soberanía argentina en las Islas Una empresa inglesa confirmó que sacará petróleo de Malvinas


Perforó un pozo que produce 2000 barriles por día, 60 veces más crudo que el promedio del país. Es la primera vez que surge un dato así. Cristina Fernández incluirá el tema de los hidrocarburos en su discurso de las Naciones Unidas.

A más de seis meses del desembarco de las petroleras británicas en las Malvinas, una de esas compañías comunicó ayer que encontró petróleo en cantidades suficientes como para extraer y comercializar. Se trata de la compañía Rockhopper Exploration, que aseguró a través de un comunicado que tras realizar pruebas en el pozo Sea Lion 14/10-2, ubicado en la cuenca norte del archipiélago, se comprobó que ese yacimiento estaría en condiciones de producir “por encima de 2000 barriles por día”. La cifra no es menor: según estimaciones del mercado a las que accedió Tiempo Argentino, el promedio diario de los pozos argentinos está en torno a los 30 barriles. Y sólo algunos pozos de la cuenca neuquina, considerada la más productiva, tienen la capacidad de generar hasta 1000 barriles por día.
Hace casi dos meses, Rockhop-per había dado señales de que sus hallazgos en el bloque norte Sea Lion eran de de calidad media, lo que ya reforzaba la posibilidad de que el petróleo fuera explotado. “La viscosidad, la proporción de gas y de sulfuro (...) son netamente mejores de lo que habíamos anticipado”, expresó entonces en una nota de prensa.
La comunicación de ayer generó revuelo en todos los ámbitos y disparó las acciones de Rockhop-per en la Bolsa de Londres un 26,1% y hasta contagió el buen humor a las otras compañías que exploran en el archipiélago, como Desire Petroleum, que se benefició de una suba del 16%. “Rockhopper es la primera empresa con éxito sobre la superficie en aguas de las Islas Malvinas. La prueba ha proporcionado información vital que nos permitirá avanzar a través de la evaluación, un paso clave para demostrar las reservas descubiertas”, explicó ayer Pierre Jungels, presidente ejecutivo de la petrolera.
Rockhopper dijo que espera que la exploración arroje un resultado que combine más reservas con una mejor ubicación, lo que daría lugar a un caudal mucho mayor de crudo.
Luego del juego de especulaciones que las petroleras inglesas empezaron en febrero, con el objetivo de mantener vivo el interés en la aventura malvinense, el dato reciente es el primero que reviste seriedad. “Hay que esperar a ver cuánto hay de reservas, porque una cosa es la capacidad de producción inicial, y otro es el rendimiento en el tiempo”, explicó a este diario Víctor Bronstein, titular del Centro de Estudios de Energía, Política y Sociedad (Ceepys). El especialista aseguró que, de todos modos, “2000 barriles diarios es mucho, pero dado que aquí están difundiendo información concreta, que no puede mentirse, uno entiende que seguramente será cierto”.
Es que, desde la llegada de las cinco empresas a las islas (Desire, Argos, Rockhopper, Falkland Oil & Gas, y BHP Billiton), se hicieron innumerables anuncios respecto a la calidad del recurso, con el único objetivo de mantener viva la expectativa en esta exploración. Para semejante empresa es necesario conseguir inversores porque se trata de un negocio altamente riesgoso y caro.
Pero también existe una razón geopolítica de gran interés para Gran Bretaña. Las islas podrían ser un oasis de hidrocarburos para Londres, que desde hace años pena por la caída en las reservas del Mar del Norte, principal yacimiento abastecedor del Reino Unido y sus vecinos. “No les quedan muchas alternativas, o es esto o apostar a que la invasión estadounidense a Medio Oriente les dé algún resultado a nivel energético”, explicó a este diario Félix Herrero, asesor en temas de energía de Proyecto Sur. La frase apunta al apoyo británico a la intervención de los Estados Unidos en Irak.
Para Herrero, la Argentina debe seguir trabajando para lograr, mediante el apoyo internacional, un respaldo en un tema por demás espinoso. “Si bien es importante la voluntad de colaborar de la Unasur y de América Latina, todavía no se tradujo en hechos concretos”, concluyó el especialista.
Otra de las alternativas que se vislumbran como una salida posible es que se materialice en el Congreso el proyecto del diputado de Proyecto Sur, Fernando “Pino” Solanas, que prohíbe que cualquier empresa extranjera presente en el país, intervenga, directa o indirectamente, en la búsqueda de petróleo en las Malvinas. La iniciativa tiene dictamen favorable de la Comisión de Energía, pero aún no encontró la manera apropiada para llegar al recinto.
De todas maneras, casi todo el arco político estaría en condiciones de votar positivamente el proyecto, incluso desde el oficialismo, que ya dijo que planea votarlo, pero con algunos cambios.
Por imposición de agenda, la carta más fuerte del país para detener el avance inglés parece ser la visita a los Estados Unidos que el jueves de la próxima semana hará la presidenta, Cristina Fernández, en el marco de la Asamblea Anual de la Organización de Naciones Unidas (ONU).
Fuentes oficiales confirmaron a Tiempo Argentino que la queja y el reclamo por soberanía energética “serán parte de la agenda, tanto de la presidenta como del canciller, Héctor Timerman” durante su estadía en la capital de los Estados Unidos. <



No hay comentarios.: